Anselmo José Bermúdez: El animador de los Chupichupi de Coche

El grupo musical más famoso en la isla de Coche se llama“Conjunto Juventud”, pero nadie lo conoce por ese nombre. Fiel a su muy arraigada costumbre de colocar apodos a todo el mundo, la gente los bautizó en sus inicios como “Los Chupi-Chupi”, un ocurrente mote que identifica hasta hoy a este peculiar sexteto.

Anselmo Bermúdez, el pintoresco presentador de la orquesta, puede fácil-mente ser el retrato vivo de la picardía cochense. Con sus frases de “¡qué lindo,qué lindo!”, “¡qué barbaridad!” y las exageraciones de las cuales hace gala frente al micrófono, pone su sello propio al arte de la animación y en cada fiesta de pueblo es casi tan esperado como la música del conjunto.

Con su locuacidad característica, no tiene reparos en ampliar la historia del nombre del grupo: “Cuando comenzó la primera elección de la reina con el conjuntico había que comprarle caramelos para repartir, pero en Coche no habían caramelos sino chupichupi ‘Supermán’. Y entonces cuando íbamos a un sitio nos llamaban “Los ChupiChupi”.

Nosotros les decíamos el nombre del conjunto, pero la gente decía: “no, no,vamos a buscar a los Chupichupi” y tanto dieron que así nos quedamos”.

Mientras conversamos a orillas de la playa en Güinima, su pueblo natal, un conocido lo saluda: “¡Qué lindo, qué lindo!”, exclaman entre ambos. Luego nos aclara: “ese es un fanático”. Nos lanza una sonrisa de orgullo y añade:“yo no puedo caminar por los bulevares porque me gritan los fanáticos. Yo hasta autógrafos di en Caimancito y le ponía“con todo cariño” y entonces más abajo escribía: “¡qué lindo, qué lindo!”.

Entre primos te veas

La agrupación está conformada por seis primos que se unieron hace 28 años, impulsados por el propio Anselmo, para poner a bailar a cuantos iban a las fiestas populares de Güinima. “Empezamos desde que yo principalmente comencé a organizar narraciones deportivas, eventos y a sacar reinas en las fiestas de carnaval, porque yo fui miembro principal del Centro Cultural Güinima”.

Además de su oficio de animador, Anselmo está encargado de la cancha múltiple de su pueblo, pero sabe que el público lo quiere. “A mí lo que me conviene es la animación. Aunque también canto y compongo algo de la Isla de mi propia inspiración y luego el director lo monta”.

Según cuenta, una vez intentó retirarse y pusieron a otra persona a pre-sentar al grupo, pero la gente lo pedía a él y regresó. “Eso va con la chispa que uno tiene–explica-. Por ejemplo yo tengo chistes como el del tío que sale con el sobrino a pescar corocoro y el corocoro grande que agarraba lo botaba al agua y el pequeño lo metía en el tobo. El sobrino sedaba cuenta y le preguntó por qué hacía eso y el tío le dice: Bueno, el sartén que yo tengo es pequeño y no caben los corocoros grandes”.

Inspiración bíblica

Además de ser un confeso fanático de las telenovelas y adoptar frases de presentadores famosos de la televisión como Lázaro Candal o AmadorBendayán, la inspiración de Anselmo viene también de los libros, sobretodo de la Biblia, comenta.“Yo llegué nada más que hasta sexto grado porque en ese tiempo no había liceo en Coche. Tenía uno que dir hasta Cumaná o a Margarita. Y entonces yo sobre todo me dediqué a la lectura. Leía enciclopedias, el almanaque mundial, los diarios regionales y sobre todo el diccionario. Esos libros me los daba una hermana mía que tiene la religión del Pentecostés, así que yo leí esa biblia, la del Nuevo Testamento, la de los Cristianos y la de los Testigos de Jehová. De ahí yo saco cosas para la animación, como cuando a Jesús le zumbaron piedras y él les dijo: Que Dios los perdone. Y yo entonces cuento que él les dijo como decirles: y si me van a zumbar piedras…¿por qué no me zumban chupichupi? ¡qué barbaridad!”.

Redacción: Virginia Mata Marcano / El Sol de Margarita (2006)