101 años de la última aparición de la Virgen de Fátima

Información

El 13 de octubre de 1917, ante miles de peregrinos que llegaron a Fátima, se produjo la última aparición de la santísima Virgen y el denominado “Milagro del sol” .

Este día, en Fátima (Portugal) y en el resto del mundo, los fieles católicos conmemorarán los 100 años de la última de las seis apariciones de la Virgen de Fátima, también conocida como Nuestra Señora del Santo Rosario. En nuestro país también se realizarán actividades para celebrar ese acontecimiento.

Fátima es quizá la aparición mariana más importante del siglo XX. La más profética y la que lanzó el inicio de una intervención más cercana de la Virgen María en la tierra, de la que son herederas las otras grandes apariciones que le siguieron, como La Señora de Todos los Pueblos, las de Akita, Garabandal, Medjugorje y Salta.

Las apariciones de la Virgen de Fátima se anunciaron un año antes mediante tres apariciones de un ángel, que preparó a los pequeños pastorcitos Jacinta, Francisco y Lucía, testigos de estos hechos, para que se convirtieran en mensajeros de la Madre de Dios, considerada la virgen más famosa de las aprobadas por la Santa Sede en el siglo XX.

Según escrituras, en tiempos de la Primera Guerra Mundial, la pastorcita Lucía dos Santos dijo haber experimentado las visitas sobrenaturales de la Virgen María en 1915, dos años antes de las famosas apariciones.

En 1917, Lucía y dos de sus primos, Francisco y Jacinta Marto, estaban trabajando como pastores en los rebaños de sus familias en un pequeño pueblo de Fátima llamado Cova de Iría, y el 13 de mayo de ese año los tres niños presenciaron una aparición de la Virgen María, que les dijo, entre otras cosas, que regresaría durante los próximos seis meses todos los días 13 a la misma hora.

María también reveló a los niños, en la segunda aparición, que Francisco y Jacinta morirían pronto y que Lucía sobreviviría para dar testimonio de las apariciones.

En la tercera aparición de la Virgen, el 13 de julio de 1917, a Lucía se le reveló el secreto de Fátima. Según los informes, se puso pálida, gritó de miedo y llamó a la Virgen por su nombre. Hubo un trueno y la visión terminó. Los niños volvieron a ver a la Virgen el 13 de septiembre de ese mismo año; esta fue la cuarta aparición.

En la sexta y última aparición, el 13 de octubre de 1917, ante miles de peregrinos que llegaron a Fátima (Portugal) se produjo el denominado “Milagro del sol”, en el que, luego de la aparición de la Virgen María a los tres pastorcitos, se pudo ver que el sol tembló en una especie de “danza”, según relataron los que estaban ahí.

En esta última aparición, la Madre de Dios pidió que hicieran en ese lugar una capilla en su honor y se presentó como la “Señora del Rosario”.