Dos años de la organización “Por Amor a la Caracola” en la isla Margarita

Información

La organización “Por amor a La Caracola”, nace sin fines de lucro con el inmóvil proyecto de contribuir con  su granito de arena a la limpieza de la playa “La Caracola”, ubicada en la isla Margarita, estado Nueva Esparta, Venezuela

La organización “Por Amor a La Caracola”,  es una iniciativa de Patricia Acuña, su fundadora, además de toda la comunidad activa,  que suscita junto a ella, múltiples acciones para proteger a la playa de la contaminación de la basura plástica.

Es por ello, que el último sábado de cada mes, se aglutinan voluntariado, colaboradores, niños y comunidad en pleno, a fin de desplegar una jornada de limpieza en dicha playa.

Para este segundo “Aniversario”, Patricia cambió, las reglas y aprovechó el “Día Internacional de la Mujer” y su cumpleaños, para regalarse una limpieza como ella lo denomina, la jornada estuvo cargada como siempre de mucho entusiasmo, por parte de los asistentes, se pudo apreciar, un nutrido grupo niños de comunidades cercanas, colaboradores, voluntariado y amigos de la organización, quedando demostrado,  que la labor constituye una atracción para todos los presentes, que colaboraron en la recolección de desechos y a la vez disfrutaron del lugar y de la jornada.

La “Playa La Caracola”, está ubicada en Porlamar en la isla Margarita, estado Nueva Esparta, Venezuela,  es visitada diariamente por cientos de personas que se ejercitan, caminan en las mañanas y también en las tardes, siendo  cerrado el tránsito automotor, para tales fines,  lo que la hace un lugar seguro y hermoso para el esparcimiento de toda la familia.
Así que, los niños, los jóvenes y los adultos mayores caminan, corren, patinan o ejercitan mientras gozan de un paisaje magnífico y vivifican sus organismos y sentidos.

Aunque debemos resaltar que no todo es tan admirable y glorioso en la playa “La Caracola”: la arena y alrededores están repletas de basura plástica, es por ello que esta organización desde hace dos años, emprendió esta plausible labor de saneamiento.

Ya que, la basura plástica, el principal enemigo, pues,  no sólo perturba la belleza natural de la playa, sino que  es un signo de contaminación ambiental, el cual,  lesiona a gran cantidad de especies marinas y también a nosotros los humanos.

El plástico es un material que nunca desaparece. Sólo se rompe en trozos cada vez más pequeños y se estima que algunos pueden tardar más de 500 años en foto degradarse.

Según afirmaciones de Patricia Acuña…”Las investigaciones científicas recientes estiman que 8 millones de toneladas de plástico entran anualmente en los océanos, donde se acumula y mata a miles de animales marinos, con el agravante de que entra en toda la cadena alimenticia de estos, y por ende los ingerimos cuando nos alimentamos de estas especies, afectando nuestra salud”.

Debemos estar claros que, la gran parte de los desechos plásticos, encontrados en la paya “La Caracola”,   no es dejada allí por bañistas o turistas, sino que, son arrojados por personas con poca educación en tierras lejanas. De hecho, no es extraño ver envases provenientes de Trinidad y Tobago o de tierra firme venezolana.

La organización “Por amor a La Caracola”, también imparte talleres y chalas a las comunidades con el  objetivo de llamar la atención sobre los graves daños ambientales que está causando la proliferación de plásticos en el ambiente y cómo todos podemos emprender acciones locales e individuales para prevenir este tipo de contaminación.

Las charlas y talleres,  llevan un recorrido informativo desde los orígenes de este material hasta su uso y descarte indiscriminado en la actualidad y las consecuencias para el hábitat, las especies marinas y los seres humanos.
Básicamente se analizan las 4R´s (rechazar, reducir, reciclar y reutilizar) como posibles soluciones. Se muestran ejemplos de cómo se está reutilizando el plástico en otros países en diversas áreas, tales como artesanía, arte y arquitectura. El propósito es que las personas se responsabilicen por cómo utilizan y descartan los plásticos desechables y se inspiren a reutilizarlos, sobre todo los niños.

Cualquier basura que no es desechada adecuadamente es arrastrada por las aguas a través de alcantarillas, quebradas o ríos para terminar en el mar.
Según Patria Acuña, ambientalista y experta en ecología marina, “La cantidad de basura marina en la playa La Caracola es abrumadora, y como nadie se siente responsable, nadie la recoge, en este lugar, como en muchos otros de la isla, es evidente la desidia de las autoridades competentes para mantener limpias las playas y los pocos contenedores de basura están derruidos y desbordados”.

La organización “Por Amor a La Caracola”, los invita a  demostrarle tu afecto a la playa, La Caracola

Así que, sigue a “Por Amor a La Caracola” en instagram y Facebook @poramoralacaracola, para que conozcas las actividades y puedas compartir la información con tus amigos y familiares. Es tarea de todos educar sobre los peligros de la basura plástica en el mar.

Asiste a la limpieza de playa mensual el tercer sábado de cada mes.
Recoge al menos tres trozos de basura plástica y deposítalas en un lugar seguro. Parece poco, pero recuerda que somos muchos.
Dona bolsas o guantes para la recolección de la basura. Puedes dejar tu donación en el kiosco de El Gato.

Si tienes tiempo libre, iniciativa y ganas de trabajar, hazte voluntario y participa con nosotros en otros proyectos, como la creación de cesta de basura para la playa con botellas de plástico, así como carteles informativos sobre los peligros de la basura marina. Escribe a bagsrevolt@gmail.com

La organización “Por Amor a La Caracola”,  los espera para la próxima limpieza una iniciativa del grupo de la Asociación civil sin fines de lucro Rescata tu Isla.

Redacción: OtilcaRadio