Rodolfo Barráez dedicó su Premio de Dirección de Orquesta 2018 en México al Maestro Abreu

Rodolfo Barráez, joven músico venezolano y director itinerante del Sistema Nacional de Coros y Orquestas Juveniles e Infantiles, ganó el Premio Internacional de Dirección Orquestal de la Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional Autónoma de México (Ofunam) 2018, el cual dedicó al maestro y fundador de El Sistema José Antonio Abreu.

De acuerdo a una nota de prensa de Fundamusical, Barráez compartió su logro con El Sistema, con sus maestros, y con su país, e invitó a todos sus compatriotas a celebrarlo: “A todos los que forman parte de la gran familia de El Sistema quiero decirles que sientan este triunfo como suyo, porque aquí no gané yo, ganó toda Venezuela”, expresó.

Barráez, quien además del premio metálico se enfrenta al compromiso de dirigir 21 conciertos con las principales orquestas de México, Colombia y agrupaciones latinoamericanas para las temporadas 2019, 2020 y 2021, oró -durante la misa de la Basílica de Santa María de Guadalupe- por la vida eterna de su maestro Abreu, reza la nota.

En referencia a su disciplina y formación, el músico dijo que “yo he tenido una preparación de años, gracias a la disciplina de El Sistema. He ido dando pasos desde que comencé como violinista en Coro y luego para formarme como director de orquestas. Todo lo aprendido me ayudó a ganar esta competencia”.

-¿Cómo fue su relación con los otros participantes en este concurso?

-En la mayoría de las competencias se establece una gran rivalidad, porque cada competidor quiere ganar. Sin embargo, en esta oportunidad fue muy diferente, porque desde el principio nos sentimos parte de un grupo. Todos debimos compartir habitaciones, por lo que tocaba convivir con nuestros rivales. A mí me tocó hospedarme junto a Françoise López-Ferrer, quien alcanzó el tercer lugar. En muchas oportunidades estudiamos juntos, sin ninguna reserva. Y cuando se hizo la premiación nos felicitamos mutuamente y celebramos juntos. Luego yo hice una propuesta a la directiva de la orquesta, para que se incluya música latinoamericana en los conciertos que se realizarán como parte del premio. Particularmente propuse las obras del colombiano Carlos Ágreda, quien también es compositor. Mi intención es que todos ganemos y que haya oportunidades para todos.

-¿Cómo definiría su estilo como director de orquestas?

-Totalmente comprometido con la música. No tengo una técnica de gestos preparados, me desenvuelvo de acuerdo con el espíritu de cada orquesta, porque no todas exigen lo mismo, incluso si se toca la misma obra. Trato de que al momento que me involucre con la agrupación les pueda dar lo que necesitan. Incluso los miembros del jurado en México me felicitaron porque les pareció que mi estilo es muy fresco, y muy compenetrado con la orquesta. Les gustó que yo tenía ideas muy claras, y que pude lograr una respuesta armoniosa de la orquesta en todo momento.

-¿Qué sigue ahora en su agenda artística?

-Debo volver a Berlín porque tengo compromisos como violinista. Incluso me presenté hace poco en el puesto de concertino (primer violín y líder de la sección de cuerdas), durante un concierto dirigido por el italiano Marcelo Rota para acompañar una presentación de Andrea Bocelli. Sigo desarrollando mi carrera con diferentes orquestas con las que ya tengo compromisos adquiridos, y en paralelo, tengo que cuadrar las fechas para todos los conciertos que vienen en los próximos tres años.