Crónicas de Edward Ernández Caraballo: Crónica musical porlamarense (IV) Arpa, Cuatro y Maracas

Hermanos García con Billo Frómeta en RCTV 1966

Cuando he de referirme a la música criolla, aquella que se deja escuchar con arpa, cuatro y maracas, se debe considerar que los primeros conjuntos que surgieron en Porlamar allá por las décadas de los años 60 y 70 fueron organizados por un grupo de jóvenes estudiantes de bachillerato entre los que se destacaron, como pioneros en la ejecución del arpa en nuestro estado, a: Marcelo Fuentes, Abraham García, Gilberto López, Asdrúbal Fermín, Millo Fernández, Ibrahim Bracho y Francisco Rodríguez, siendo los únicos importados en vientre desde Cariaco y Maturín: Rafael Morey y Dorgelis Oropeza. Indudablemente, que este selecto grupo de muchachos, que hoy transitan por el sendero luminoso del calendario otoñal de los 70 y pico, pasaron a la historia del movimiento musical neoespartano llenos de gloria por lo que se les debe reconocer su aporte cultural a nuestra ínsula, per saécula saeculorum.

Vayamos al encuentro, entonces, de lo acontecido con la organización de esos grupos musicales ejecutantes del arpa, cuatro y maracas. Señalo, al primero de ellos: “LA CABAÑA”, de los hermanos García que en plena adolescencia conforman el primer conjunto en su estilo, siendo ellos: Abraham al arpa, Ennio al cuatro, Chichí a las maracas y Luis Teodoro García como cantante infantil. Este grupo de chamos, estaba representado y dirigido por el carismático porlamarense, Juan Calderín, personaje ampliamente conocido en Porlamar por aquellos años, dedicado a enaltecer las actividades culturales de la región. A este equipo se sumaría, también como arpista, el maturinense Dorgelis Oropeza y más tarde, entraría, primero como recoge cables, el genial Pedritp Cuica, quien fue obligado por Abraham a realizar un curso intensivo de maracas por correspondencia en la Sorbona, para poder, de esa manera, acceder a formar parte de la selecta camarilla, reinando así, entre ellos, una gran camaradería que ha de perdurar por siempre. De esta agrupación, nacen con el correr de los años, el famoso “KLAN ROSKAY”, primera banda de música moderna del oriente del país y que luego daría paso al actual “GRUPO ACUARIO”, de los cuales hablaremos en otras ocasiones.

El “CONJUNTO JUVENTUD”, fue otra organización porlamarense que estuvo conformada por: Gilberto López, arpista-director, Alfredo López, cuatrista, los hermanos Joel y Aroldo Marín Cheng y, del mismo modo Juan José Cabrera, quienes turnábanse como maraqueros. La voz líder, era el tenor, Orlando “Corita” Suárez. El representante oficial lo fue el señor Juan “Ñanga” López, quien en ocasiones le “metía” al canto, siendo su melodía preferida “El Plebeyo”.

Cuando Dorgelis Oropeza deja a los hermanos García, se decide a organizar su propia agrupación, naciendo así “DORGELIS OROPEZA Y SU CONJUNTO CRIOLLO”, siendo el mismo Dorgelis, el arpista, Millo Fernández, cuatrista, Lenín García, Maraquero, Bricio Rodríguez, al bajo, quien suscribe, al bongó y, como cantante Orlando “Corita” Suárez, todos dirigidos por: Isidro Spinetti.

Desde la calle Meneses, salen al escenario artístico musical porlamarense, los muchachos del llamado: “FRANCISCO RODRIGUEZ Y SU CONJUNTO”, integrado por: Francisco, al arpa, Millo Fernández, al cuatro y, los maraqueros más famosos del momento: José “Jochebagre” Ramos y Pedrito Cuica, contando con las voces de Moisés Fontanol y Miguel Rivera.

Otra camarilla musical nacida en Porlamar, fue el “CONJUNTO MADRIGAL” conformado por: Asdrúbal Fermín, arpista y director general, Armando Fermín, cuatrista, alternándose éste, cuando la ocasión así lo permitía, con Millo Fernández y Rafael Morey cayendo la responsabilidad de maraqueros estelares, en las personas de Gustavo Cova, Benito Vanhosten y el príncipe del capacho, José “Jochebagre” Ramos. Como cantantes en diferentes épocas: Pedro “Chachago” López, Jesús Eduardo “Chugüaro” Cedeño, Ismenia Mujica, Henry Ramos y Deddy “Rentzo Nazareth” Díaz. Cuenta la conseja margariteña, que en cierta ocasión, el actor Edmundo Valdemar o “Juancho Talavera”, entabló conversaciones con Asdrúbal Fermín para grabar un programa para RCTV en la ciudad de Pampatar. Resulta que los muchachos, contentísimos, se presentaron al lugar referido, pero al verlos, Valdemar, llamó rincón aparte a Asdrúbal y le inquirió acerca del maraquero que no era otro sino “Jochebagre” Ramos, entablándose este diálogo:

-Mira Asdrúbal: ¿De dónde diablos sacaste tu ese maraquero con esa enorme tumusa, esos zapatos machotes aplasta mojones, esos pantalones bota ancha y ese sweter amarillo cuello e’ tortuga, que lo hacer ver, como un extraterrestre?

-Bueno señor Valdemar-respondió Asdrúbal- ese es mi maraquero oficial.

-Mira mi amigo-dijo Valdemar- si no lo sacas inmediatamente del grupo, no hay convenio y no grabamos nada, porque ese tipo para la televisión lo que le va a meter al televidente, es miedo.

-¿Así es la cosa? ¡Entonces no se graba nada y punto, porque yo no voy a sacar a mi amigo “Jochebagre”, el reconocido “Príncipe del Capacho”, para complacerlo a usted! Quien quita si miss Venezuela lo ve en pantalla y se enamora de él. Así que vaya usted, señor “Juancho Talavera”… muy largo al cipote.

Finalmente, el “GRUPO ARESTINGA”, también se lució en los escenarios margariteños, El mismo estuvo conformado por: Miguel Rivera, como director, compositor y cantante, Rafael Morey, arpista, Jorge Cedeño, al cuatro, Heredia a las maracas y Rodolfo Marcano, bandolinista.

Todos los señalados, actuaban en radio Nueva Esparta, en espacios musicales sabatinos y dominicales, siendo Miguel Rivera el único que contaba con producción radiofónica propia de talento vivo, como los recordados programas: “OLEAJE MUSICAL” animado por el locutor Marcelo Sánchez y “MIGUEL RIVERA EN CANCIONES Y POEMAS DE SU INSPIRACION”, donde de igual manera intervino como co-productor el prolífico y afamado canta-autor margariteño, Jesús “Güanagüanare” Avila. Por cierto, el segundo de los programas nombrados, tenía como presentadores a los locutores de planta, Alexis Hernández, Virgilio N. Velásquez y, en muchas ocasiones, éste servidor y alto pana.

Hasta la próxima crónica musical porlamarense…salud y buena suerte.

Edward Ernández Caraballo sagitario200902@hotmail.com