El bollo es sabor navideño venezolano concentrado en un solo plato

Publicidad

En la temporada navideña muchos son los platos que se disfrutan en nuestras mesas. Algunos piensan que es el mes en que mejor se come por su suculenta variedad. Uno de los que no falta es el bollo navideño que, aunque sus ingredientes son los mismos de la hallaca su sabor es distinto y a veces hasta se le siente un toque de picante.

Es imposible definir la receta del bollo sin revisar la de la hallaca. Es conocido por muchos que el bollo nace de ésta. Basta con repasar sus ingredientes y saber si hay alguna preferencia de un ají picante, de ese que se cultiva en nuestras montañas, o un poco más de onoto de esos que dan el color.

Existe una historia que revela que cuando se estaba construyendo el Camino de los Libertadores (vía que comunicaba el Puerto de La Guaira con Caracas y otrora conocido como Camino de los Españoles), en la época de la colonia, algunos habitantes originarios consumían regularmente unos envueltos de maíz rellenos de guisos de carne. Al parecer, de ahí viene la hallaca y, por consiguiente, su pariente el bollo.

Carlos Méndez, cocinero del restaurante Venezuela Nutritiva de la esquina La Torre, señaló que el bollo navideño se hace de las sobras que deja la elaboración de la hallaca. “Cuando se acaban los ingredientes se va mezclando el guiso con la masa, hay quien lo pone picante y otros lo dejan al natural”.

Hay comensales que prefieren el bollo a la hallaca. Es cuestión de gusto. Unos lo buscan por su concentrado sabor y otros por costumbre, pero lo más importante es que éste es una receta que nació de nosotros y que su origen radica en cada hogar venezolano.

Así como la hallaca, que puede hacerse en más de 60 tipos de acuerdo con la región en la que se desarrolle, existen diversos tipos de bollo ya que hay quienes le agregan otros ingredientes para satisfacer sus gustos.

La creatividad del venezolano ha llevado la tradición de comer bollos a la música. Gaiteros zulianos dieron vida a la canción María la bollera, una pieza llena de jocosidad que cuenta la historia de una vendedora de este plato típico de la época decembrina.