El día que Víctor Davalillo firmó con “Los Sapos de Tacarigua”

Tiempos duros y difíciles, no sólo en Tacarigua, sino en toda Margarita.

Virgilio Marcano, uno de los pioneros en organizar equipos de béisbol en Tacarigua, como muchos hijos, no solo de la tierra tacarigüera, sino de toda la geografía insular, se marcha en busca de otros horizontes para encontrar el pan que se le hacía difícil hallar en su tierra natal. Corría el año de 1955.

Y Virgilio, en su peregrinar, llegó hasta la tierra del sol amada, donde muchos de sus paisanos habían llegado buscando las riquezas del oro negro. Ahí hizo contacto con su compatriota Francisco Salazar, quien para la época dirigía un equipo Clase A en esa tierra petrolera.

Francisco, conocedor de la pasión beisbolera que sentía Virgilio, lo invitó a presenciar un juego de la novena que dirigía, y fue ahí que Virgilio, se quedó admirado de las condiciones de un jovencito zurdo de más o menos 17 años, quien fue traído, en la octava entrada, desde los jardines, hasta el montículo, para aplacar una rebelión del equipo contrario, y así lo hizo, pues ponchó a dos y al otro bateador, lo dominó con un rollyncito a sus propias manos.

Una vez terminado el juego, Virgilio Marcano, pudo conversar con el joven y le preguntó si no tenía planes para firmar al profesional, por tener tan excelentes condiciones.

El muchacho les respondió que sí, que estaba esperando una
llamada de su hermano Pompeyo para dar el salto, aunque tenía ganas de sacar primero el bachillerato.

  • ¿Y a ti no te gustaría jugar con un equipo que yo tengo? Le preguntó Virgilio.
  • ¿A dónde usted tiene ese equipo? Interrogó el muchacho.
  • En Margarita y se llama “Los Sapos de Tacarigua”
  • Bueno, si quieres me firmas, aunque sea simbólicamente, porque a mí se hace
    bastante difícil para ir a jugar a Margarita.
  • Trato hecho, dijo Virgilio. Fue así como este tacarigüero pudo firmar al jovencito de nombre Víctor Davalillo para aquella novena llamada “Los Sapos de Tacarigua”, un club de beisbol que tiene el privilegio de ser el primer conjunto beisbolístico que se organizó en Tacarigua.
  • Un tiempo después, Víctor Davalillo daría el salto al profesional y su brillante actuación en nuestro béisbol es una historia conocida.

Redacción: Emigdio Malaver (Cuentos y relatos deportivos)