Publicidad

Que se conozca documentalmente, el primer chino que se establece en Margarita lo fue Julian Cheng, mas conocido como «el chino Guatan«, figura principal de ésta crónica, quien llega a la isla a finales de la última década del siglo XIX y fija residencia en la ciudad de Porlamar, donde instala una lavandería, como lo hicieron gran parte de sus paisanos que arribaron al país en esos años.

Ésta lavandería, la primera que se establece en Margarita, cambia por completo el oficio de lavar la ropa, la cual se venía llevando a cabo únicamente en los hogares margariteños donde había que superar el eterno problema de falta de agua, así como el exigente tratamiento de las prendas de vestir, en su mayoría compuesta por camisas y pantalones de lino blanco, los trajes y el típico liquiliqui, muy usado hasta avanzado el siglo XX . Para ello el chino Guatán se hacia de agua suficiente, la que era transportada hasta su casa, en donde tenía la lavandería, mediante burros cargados con barriles y otros con leña, lo cual a decir de mi mamá, la maestra Luisa Cheng de Marin, «se formaban filas de bestias cargadas con agua proveniente muchas veces del Pozo Nuevo o del riachuelo de El Valle del Espíritu Santo«. También se surtía con el agua de lluvia, cosechada a través de las canales colocadas en los tejados, la cual iba a depositarse en un inmenso tanque, ubicado en el centro de la casa, que también le servia de hogar, y donde además habitaban otros chinos venidos posteriormente.

Se trataba de una típica vivienda margariteña, ubicada en la calle San Nicolás, la cual disponía de un amplio zaguán, corredores con techo de tejas, y en el centro estaba un gran tanque que le servía para recoger el agua, grandes mesones y varios fogones donde en tambores, colocaban a hervir la ropa con agua y jabón, muchas veces con azulillo, para luego volver a restregar. El resultado era una ropa de blanco impecable que luego era sometida al proceso de planchado con planchas de hierro de diferentes tamaños, calentadas con carbón y otras directamente al fuego, tan calientes, que de allí el refrán: «Más caliente que plancha e’ chino«.

La ropa sucia, a veces de terror, era retirada en las casas y así mismo eran devueltas ya limpias, o directamente eran entregadas en la lavandería, y para evitar el «fiao«, algunos le sumaron el refrán popular:

«Si no hay leal no hay lopa»

Con el tiempo, el chino Guatán instala una pulpería, como así eran conocidos en un principio estos establecimientos, y poco a poco se fue apartando de la lavandería, la cual desaparece para dedicarse exclusivamente a la pulpería que comienza a llamarse «La Bodega de Guatán«.

Atendiendo su bodega termina la vida de este singular, alto y carismático chino, quien con su simpatía y trabajo honesto logró cautivar el corazón de Tomasa Velázquez, una margariteña con la que contrae matrimonio y traen al mundo 10 hijos. Luisa es la primera, luego vendrían José, Edulfa, Casto, Carmen, Nieves, Rosa, Nieves Emigdia, Delia y María del Valle, para conformar la dinastía Cheng Velázquez, la cual llega a su fin con la muerte, el pasado 1 de marzo de 2020, de la enfermera Maria Cheng Velázquez de Parra, última representante de esta generación.

El chino Julián Cheng, de allí mi segundo nombre y el de dos de mis hijos, llamado indistintamente Guatán Cheng, además de aportar su concurso en la integración de razas en la Margarita de aquel entonces, en su largo trajinar entre camisas, pantalones, trajes y liquiliquis prestó un invalorable servicio a los margariteños, y junto a sus paisanos de todo el país, acuñaron un nuevo refrán:

«Más caliente que plancha ‘e chino».

En la imagen de Pedro José Savignac Giovanetti, aparece el chino Guatán Cheng en su bodega, acompañado con algunos miembros de la familia y el joven Marino González, uno de los alumnos de la maestra Luisa Cheng de Marin.

Una réplica de la bodega del chino Guatán, se exhibe en el Parque Museo Pueblos de Margarita en Tacuantar, y otra en su extensión de Porlamar

Alexis Marín Cheng y su Parque Museo Pueblos de Margarita- septiembre 2022.

Sigue nuestras redes sociales. Somos OtilcaRadioradio en línea gratis de producción nacional, resaltando la Venezolanidad transmitiendo 24 horas solo música venezolanaInstagramTwitter FacebookÚnete a nuestro canal en Telegram.

¿Deseas que publiquemos tu libro o material literario, de manera gratuita? Envíanos el material a otilcaradio@gmail.com