La Buena Ola en el Mundo: Benny González cuando se lleva la música en la sangre

Crónicas

Benny González es ingeniero de sistemas egresado de la Universidad Nacional Experimental Politécnica Luis Caballero Mejías (Unexpo) y padre de familia, pero por sobre todas las cosas, es músico nato gracias a dos factores fundamentales: primero, estudió desde muy temprana edad en el Conservatorio José Ángel Lamas, en el centro de su Caracas natal, cuando aún se encontraba en la escuela primaria, y segundo, Benny viene de una familia de músicos de más de dos generaciones: su papá y un bisabuelo. Sin duda alguna, lo lleva en la sangre.

Su padre, desafortunadamente fallecido hace un par de años, salió exiliado de Cuba a causa de la revolución que aún hoy pervive y somete a esa isla caribeña. Cuando emigró a Venezuela, en los años 60 del siglo pasado, se trajo su instrumento a cuestas: un tres cubano. Este salsero de corazón con su entrañable tres fue la gran fuente de inspiración para Benny, quien se propuso convertirse en músico.

La tradición también jugó su papel, pues uno de los abuelos de su papá (bisabuelo de Benny), Siro Rodríguez, formó parte del célebre y recordado Trio Matamoros, del cual también formara parte el queridísimo Benny Moré, entre 1945 y 1947, antes de crear su propia orquesta, así que adivinen: ¿en quién se inspiró el padre de Benny para escoger el nombre de su hijo? ¡Pues en esta leyenda de la música cubana! ¡Su admirado Benny Moré!

Ciertamente, estudios, sangre y tal vez la presencia de una buena estrella en su nombre, han marcado el camino de Benny González y lo han impulsado y motivado a construir su propia carrera musical.

Conocí a Benny en un concierto en Santa Marta, Colombia, donde tuve la oportunidad de apreciar su hermosa voz y gran talento en un performance junto a una muy buena orquesta de salsa, la Orquesta Integración, formada por una excelente combinación de talento venezolano y colombiano, haciendo de esta forma perfecto honor a su nombre: integrados. Al final de la presentación me les acerqué para conocer más sobre ellos y me enteré de que el líder vocal de esta orquesta era este paisano, con la gran historia familiar y musical que les acabo de contar.

Durante su época de estudiante universitario, Benny participó en corales y estudiantinas. Además, formó parte del Sistema Nacional de Coros y Orquestas Simón Bolívar, con los cuales ganó una experiencia importantísima como músico ya que pudo participar en diversos festivales y giras nacionales e internacionales. Con ellos tuvo la oportunidad de aprender e interpretar el repertorio clásico coral y cantar arias de ópera y coros grandiosos como el del “Carmina Burana”, por citar solo uno. A través de ellos y gracias a esta experiencia, también hizo labor social como profesor de canto coral en instituciones penitenciarias para mujeres, lo cual, nos cuenta, fue una experiencia interesante y desafiante al mismo tiempo.

De todas estas actividades y prácticas profesionales, Benny aprendió y creció. Así, cantaba en fiestas privadas y locales comerciales, alternándolo con su trabajo de ingeniero de sistemas.

Sin embargo, la situación cada vez más crítica de Venezuela hizo que se planteara buscar otros horizontes y alternativas donde su ingreso mensual no mermara cada día, producto de la hiperinflación existente.

Fue así como este ingeniero de sistemas decidió cambiar las computadoras por la guitarra y partir hacia otro país. El destino que se fijó fue Santa Marta, Colombia, pues ya había explorado el ambiente musical samario en diversas vacaciones y tanteado el terreno de trabajo cantando en locales, restaurantes y hoteles. Decidió entonces probar suerte allí, mudándose a tiempo completo.

Nos cuenta que desde el principio ha tenido muy buena receptividad ya que el hecho de ser venezolano lo ha ayudado mucho, pues el buen nombre y prestigio de muchos de nuestros más conocidos artistas crea un clima propicio al momento de presentarse y cantar, el cual sabe aprovechar y explota a la perfección gracias a su repertorio variado y muy versátil voz.

Benny se pasea desde la salsa, que es realmente su género preferido, hasta el pop, tanto en inglés como en español, pasando por el bolero, la balada y la música llanera. Nos cuenta que su cantante favorito, o más bien su modelo, después del legendario Benny Moré, es el Sonero Mayor, nuestro gran Oscar D’León, con quien ha tenido el privilegio de compartir e intercambiar en un par de ocasiones.

En este momento, luego de tres años de construirse una clientela en Santa Marta, este cantante tan completo no para de cantar noche tras noche en diferentes hoteles y locales nocturnos y su reputación crece y crece.

No dudamos que en poco tiempo Benny pueda concretar otros interesantes proyectos y seguir haciendo crecer su carrera musical.

Es un placer ver paisanos como Benny González trabajando incansablemente para lograr sus objetivos.

Desde estas líneas le auguramos larga vida artística y muchos éxitos más en Santa Marta y en cualquier lugar del mundo donde decida plantarse. ¡Éxitos, Benny! ¡Lo mereces!

Redacción: Gabriela López Mijares (@gabrielalopezm)