Simón Díaz: el icono más representativo de la venezolanidad musical

Crónicas


La obra de “Tío Simón”, fue reconocida en 2012 con el Premio Nacional de Cultura en el reglón de Música. La voz inmortal de Caballo viejo y La vaca Mariposa fue elevada a herencia nacional por ser “icono de la venezolanidad, uno de los compositores populares más valiosos y universales de América Latina.

Poeta, músico, compositor e intérprete del género popular venezolano, de larga y destacada trayectoria artística nacional e internacional. Su labor como promotor de la música venezolana lo convirtió en un personaje conocido y querido por toda la audiencia, símbolo de las más genuinas expresiones del folklore y la cultura popular.

Hoy 19 de febrero toda Venezuela recuerda a Simón Díaz, el gran “Tío de todos los venezolanos. Un día como hoy del 2014 este ser de entrañable sentido de lo nacional y de amor profundo por lo nuestro entregaba su alma al creador.

En su auto biográfica, se dice que Simón Díaz: (“nació a las ocho de la mañana, el día ocho, del mes ocho, del año 1929, hijo de un maestro Juan y una mujer hogareña, Doña María. “Yo soy en Barbacoas mi lindo pueblito, pero me crié en San Juan de los Morros y fue allí donde me hice hombre, me alargué los pantalones, me formé”).

Desde muchacho se le observó su amor por el llanos, su música y todo lo que de esa tierra se deprendiera, pero al mismo tiempo ya a la edad de 12 años cuando pierde a su padre, le toca laborar duro para poder ayudar su madre, fue vendedor de periódicos, empandas, dulces caseros, también repartidor en bicicleta de una bodega en su pueblo, le metió a la mecánica, en fin hizo de todo un poco para poder subsistir en aquellos años difíciles de su niñez.

Pero a los 16 años explota su vena artística. Un día la Orquestas del Pueblo de nombre Siboney en la cual trabajaba como atrilero, probador de sonido, sintió la ausencia de su canta, el director le pido que si lo podía sustituirlo, Simón como se había aprendido el repertorio aceptó la oferta. Desde aquel día, la vida de Simón Díaz cambiaría para siempre.

Caracas y la fama

Ese gusanillo musical que había despertado en el joven Simón hace que buscara otros horizontes. Al cumplir los 20 años planifica y emprende viaje a la gran capital, Caracas, dando así el primer paso a la fama, iniciado de esa manera a recorrer el largo camino que lo levaría años más tarde al estrellato, a convertirse en el gran Simón Díaz. Ya en Caracas Simón Díaz se inscribe en la escuela Superior de Música dirigida por el afamado director musical y maestro, Vicente Emilio Sojo, quién comenzó a pulir todo el derroche y talento de un diamante en bruto.

Tío con millones de sobrinos

Su pasión por el canto y la actuación lo llevaron a trabajar en el teatro, el cine y la televisión proyectándose en los años 80 como uno de los más grandes humoristas del país. Llegó a ser actor principal de 5 obras de teatro y 5 largometrajes. Logrando producir y conducido hasta 12 programas distintos de televisión de altísima sintonía, diseñados para promover la música venezolana. Pero fue gracias a uno de ellos que logró catapultarse y adueñarse de los corazones de millones de venezolanos, niños, niñas, jóvenes y adultos y ancianos, ese fue: “Contesta con Tío Simón”, programa que lo convierte en el “Tío” favorito de todos los venezolanos, pues como solía decir en cada programa: “Soy el hermano de lodos los padres y las madres de los niños de Venezuela”.

“Contesta por Tío Simón” era dedicado exclusivamente a los niños, pero su mensaje era tan profundo y lleno de principios y valores que se adueñó de la audiencia de los adultos por espacio de 10 años en el aire. Contestó por Tío Simón era dedicado exclusivamente a los niños, pero su mensaje era tan profundo y lleno de principios y valores que se adueñó de la audiencia de los adultos durante 10 años en el aire.

Pero también la radio el abrió la puertas y fue todo un suceso durante 25 años, dedicado exclusivamente a la música venezolana. A nivel musical se le suman más de 80 producciones discográficas y un sin fin de composiciones.

Un caballo emblemático

Aunque su discografía es amplia y llena de un repertorio extraordinario, sin duda que su “Caballo Viejo” fue la obra más emblemática. Un tema que ha sido traducido en 12 idiomas y con más de 300 versiones en los distintos géneros de la música universal a la par del “Alma Llanera”.
Según su historia, de esta canción comenzó cuando Simón Díaz grababa un programa de Tv en los llanos, ahí conoció a una joven de unos 19 años, de la cual habría quedado impregnado y enamorado. Al terminar la grabación le dedicó unos versos, pero el novio de la muchacha se levantó molesto y le respondió a Simón retándolo a contrapuntear con él. Al otro día mientras desayudaba Simón Díaz se inspiró en el bello rostro de aquella muchacha y comenzó a escribir la canción… “Cuando el amor llega así de esa manera uno no se da ni cuenta…” Eran la siete de la mañana y ya tenía en un pedazo de papel lo que sería posteriormente su gran joya música, su obra maestra.

Grammy a la Excelencia

En el año 2008 celebró por todo lo alto sus 80 años de vida, se le realizaron diversos homenajes, entre ellos el de La Academia Latina de Grabación, Grammy, la cual le reconoció su talento al otorgarle el Premio del Consejo Directivo, a la Excelencia Musical por su contribución en el campo musical. Vestido con un liqui liqui blanco, acompañado por su esposa Betty de Díaz y su hija Bettsimar Díaz, el Tío Simón recibió el Premio en honor a sus contribuciones musicales en el campo de la grabación.

Inmortalizó la llanura

Simón Díaz ha sido de esos esenciales seres humanos que ha visto parir el suelo venezolano, una tierra repleta música. Cuando se deja escuchar el nombre de este ilustre hombre, Simón Díaz, es imaginarse la tonada de nuestra extensa llanura, la misma que con su resplandor y belleza abre las puertas de un nuevo amanecer e invita al ordeño para escrutar su infinidad, reflejado en el arreo viril de los rebaños.
Cuando celebramos, porque hay que celebrar que Tío Simón estuviese cumpliendo 90 años, debemos decir que es el icono más representativo de la venezolanidad musical. Su presencia durante más de medio siglo en la escena artística con una extensa y singular obra que contribuyó al rescate y a la difusión de los valores del país. Su trabajo, sus rastros son imborrables. Su legado, imperecedero.

Elvins Humberto González / Diario Los Ándes