La Crónica de Edward Ernández Caraballo: Entre Parrandas, aguinaldos y gaitas

Crónicas
Orientales de la Gaita

Allá por las décadas de los 50,60 y 70, se comentaba en Porlamar, que la Navidad sin el Conjunto de “Los Choferes”, no tenía sabor navideño. Al parecer, estaban en lo cierto, porque desde que un grupo de profesionales del volante integrantes de la recordada “Línea Virgen del Valle”, se organizaron para fundar el conjunto parrandero y aguinaldero “Los Choferes” y comenzaron a oírse todas las noches desde el primero de diciembre de cada año, a través de la emisora Radio Nueva Esparta, el ambiente navideño en Porlamar, se tornaba más ameno. No había rincón alguno de la ciudad y pueblos circunvecinos, donde no llegaran las melodías de las voces e instrumentos de los famosos “Choferes”. Ese grupo porlamarense, lo integraban, los recordados: Julián Ramos, José Valdiviezo, Eduardo Rodríguez, Rafael “Pintao” Suárez, Isidoro “Choro” Vásquez, Modesto Ramos quien fungía como cantante y compositor de todos los temas, Andrés Salazar, Cochón Vásquez, Pedro “Mezclote” Carreño, Carmelo Alfonzo, Rubito Narváez, Juan Vásquez, la única dama del equipo pascuero, la violinista Isabel de León y el popular limpia carros, “Miminga”. El programa transmitido desde el radio teatro de la emisora referida en la calle La Marina, era conducido y animado por los reconocidos locutores, Virgilio N Velásquez (+) y Miguel Ramón González, quienes en sus intervenciones manifestaban: “En Porlamar, diciembre, sin el Conjunto de Los Choferes, no es diciembre”, a lo que muchos porlamarenses se plegaban por considerar que el slogan estaba en lo cierto. Como coleccionista identificado con las actividades porlamarinas, me cabe la satisfacción de tener en mi poder grabaciones inéditas del famoso “Conjunto de Los Choferes” de Porlamar, temas rescatados por el colega locutor Marcelo Sánchez, de los desaparecidos archivos musicales de Radio Nueva Esparta.

Con el correr del tiempo, gracias a la expansión de la gaita zuliana, llega a Margarita esa representación genuina del pueblo petrolero, como lo es, su jacarandosa gaita, patrimonio cultural de la nación. El contagio es tal, que el ímpetu juvenil que nos arropaba en aquellos años de los 60, me llevó a conformar, en mi casa materna de la calle Igualdad en frente al parque “Fray Elías Sendra” y, conjuntamente con mis amigos de siempre, lo que sería la primera agrupación gaitera de Margarita, naciendo así, el “Conjunto Gaitero Pueblo”, a quien decidí cambiar el nombre por “Orientales de la Gaita” toda vez que nos atrevimos viajar a Caracas para grabar dos discos de 45 RPM, con la empresa disquera, “Producciones Internacionales ABM” de un empresario colombiano de nombre Antonio Botero Morales. Las grabaciones se llevaron a cabo en los famosos estudios de Luis Alfonzo Larrain y el matrizaje, en la empresa “Suramericana del Disco”, en las Adjuntas, Caracas. Los temas debidamente escogidos fueron los siguientes: “Décimas Margariteñas” de José Rivera, “Gaita Agradecida” de Isidro Spinetti, “Personajes Populares” y “A ti Margarita” ambas de mi autoría. Los integrantes que pasamos a la historia musical porlamarense, en lo que al género se refiere, he de señalarlos así: Como cantantes, Abraham “Chichí Carey” García (´+) y Rafael Morey (+), como cuatristas, mi compadre de sacramento, Millo Fernández, Antonio “Toño” Cedeño (+), Leonel “Leónpelao” Sucre y, quien suscribe. Furruqueros, Francisco “Chicotutín” Malavé y Miguelito “Chino” Mata Brito (+). Charrasqueros, Felipe “bagre” Ramos (+) y Pedrito Carrillo. Tamboreros, Pedro Antonio “Chichí La Puerca” García, o “El Conde de la Pedrera”, título nobiliario otorgado por el Condado de la Cantera de Guatamare y en ocasiones, por este servidor. Luego entrarían a la agrupación, Noel Marval, furruquero, Fernando “Negro de Luisa Franco” Franco y, el que no podía faltar al baile, el famoso Pedrito Cuica, interviniendo del mismo modo, como coristas, las pavitas ye ye go go del momento, Solange Gómez, la hija dilecta del recordado campanero de la Iglesia san Nicolás, don Víctor Gómez y la fallecida, Marisol García. La dirección musical la comandaba, Isidro Spinetti, quien regañaba en demasía porque todo lo quería perfecto, no sabiendo que la mayoría de los integrantes del equipo, éramos una cuerda de jodedores. ¡Como nos aguantó vainas mi compadre Spinetti que hasta nos amenazaba con un rifle 22 si no hacíamos lo que él ordenaba!

Tal como siempre acostumbro en mis crónicas a referir anécdotas inolvidables, cabe indicar que estando en Caracas, pernoctamos durante los días de grabaciones, en una pensión en la esquina de Curamichate, de nombre “Nuestra Señora de Covadonga” donde, debido al frío decembrino caraqueño, Pedrito Cuica, no llegó a bañarse durante los cuatro días de pernocta a lo que mi compadre Millo Fernández, viendo la negativa de Pedrito por asearse, le dijo, reunidos todos en al comedor: “Coño Pedrito fó, tienes tres días que no te bañas, como tendrás ese rabo”. Es importante destacar, que por las grabaciones de esos dos discos de 45 RPM, que guardo celosamente, no recibimos ni medio real, todo se lo agarró el empresario colombiano, pero al fin y al cabo, nos satisfizo el logro del objetivo, que no fue otro sino el de haber sido el primer conjunto gaitero margariteño, en llegar al acetato.

Ah, eso sí, los gastos para la odisea que emprendimos, fueron cubiertos por Miguelito Mata Brito que le pidió prestado 100 bolívares a su papá Pedro Mata como adelanto de sus prestaciones sociales como administrador de “Abastos Mi Bodeguita”.

Es lógico apuntar en esta crónica musical, que el afamado cuatrista porlamarense Asdrúbal Rodríguez, quien antes había formado parte de “Orientales de la Gaita”, montó tienda aparte y, organizó el “Conjunto Gaitero Juventud” que contaba entre sus filas con: Juancho García Ernández, mi sobrino-hermano, como cantante solista, del mismo modo Gustavo “Pollo” Ramos, Robert Millán, Ovidio García (+), Pepe Patiño, Betongo, Carlos Luis “Marunga” Mujica, Jorge “Perico” León, Félix Reyes (+) Lenín García y Gustavo “Tavoloco” Rojas (+).

En la década de los años 80, mis hermanos Alexis y Pedro José Ernández Méndez, (los de La Cuadra), fundan el Conjunto Gaitero “Aspirantes de la Cuadra”, que estuvo conformado, entre otros, por: los hermanos Carlos y Agustin “Garúa” González, Ildefonso González, Chuito Fermín, Jesús “Chucho” Obando, Arístides Navarro y, como cantante, Oscarito Salazar (+). En su segunda etapa, entran a formar filas en dicha agrupación gaitera: Juan “Saxofón” Rojas, José “Purrungo” Salazar, Jesús Rengel quien llegó a formar parte del afamado cuarteto Serenata Guayanesa, José Mota, Cheché y Ñoquín, además de mi compadre Millo Fernández, siempre consecuente.

Existieron muchos otros conjuntos gaiteros en Porlamar, que trataremos en otras crónicas, por los momentos les deseo a mis lectores, salud y buena suerte.

Edward Ernández Caraballo (sagitario200902@hotmail.com)