La Décima Maquera: Luis Felipe Narváez

Luis Felipe Narváez, tenía su particular forma de saludar a sus amigos. Esta manera tan particular de saludar, nos habla ahora de un hombre franco y sincero en el trato: Un amigo.

Es fácil de decir, que Luis Narváez fue un gran enfermero y lo fue, pero verlo en su condición de gran enfermero, es necesario imaginárselo hoy en su desarrollo profesional.
Lo recuerdo en el viejo y primer dispensario de El Maco con el Dr. Mata. Desde allí, Luis comenzó a hacerse su condición de hacerse un gran enfermero.

No tengo dudas en afirmar, que Luis Felipe en su cercanía con la gente, llegó a ser un médico. Tenía seguridad al hablar como enfermero y esto lo colocó cerquita del Luis médico que fue haciéndose con diario trabajo. Hay un hecho adicional en este acercamiento. Los que procuraban sus servicios como enfermero le tenían confianza y fe.

Luis fue también decimista y dejó buenas décimas. Tuvo su chispa para salirse con buen humor de situaciones entre amigos y de trabajo.

Una breve anécdota

Tocan la puerta y sale Luis: qué desea amigo?
El visitante se notaba desesperado y sin mediar saludo, se fue rápido al punto: Vengo a pedirle amigo, que vaya a la casa para que “arregle” un difunto.
Ya vamos para allá. Luis prende su moto y toma la vía hacia la casa del difunto. El difunto estaba en un pueblo cercano a El Maco.
Toca la puerta y le abren. Unas muy pocas palabras y uno de los familiares del difunto, le pregunta por el costo del trabajo.
Luis lo mira y le dice mira cu…, ese trabajo cuesta un bolívar. El familiar aprueba y Luis se meta al cuarto para realizar su trabajo. Al rato, Luis sale y pide que le traigan un tobo (tambor) y vuelve al cuarto.
Pasa como media hora y al momento sale Luis.
Oye amigo; el trabajo es un bolívar más. Son dos bolívares.
¿Cómo? dice el familiar y por qué dos bolívares ahora.
Amigo, yo vine a componer un difunto y no achicar a un muerto.

DÉCIMA DE LENNY MARCANO MARCANO

Servidor comunitario
Hábil con la inyectadora,
El enfermero que ahora
Quiere el Maco Solitario.
Un hombre muy solidario
Farmaceuta recordado,
De un carácter educado
Luis Narváez pudo dar,
Su atención a cada hogar,
El Maco, no te ha olvidado.

DÉCIMA DE EVARISTO MARCANO MARÍN

En el primer dispensario
Estuvo el gran luis Narváez
Con la puya, él fue un paez
Inyectando un Vergatario.
Luis hizo lo necesario
para dar buena atención
su labor, fue bendición;
ciudadano, enfermero
servicial, un gran Maquero
un doctor sin graduación.

DÉCIMA DE MANUEL JOSE BRITO BRITO

Por Juangriego, Las Cabreras
Y Los millanes lo veían pasar
A Pedregales iba a dar
Sin importa la hora que fuera.
Una atención de primera
En nuestro pueblo Maquero
Con una pasión y esmero
En moto o en bicicleta
Iba a poner ampolletas
Luis Narvaez el enfermero

DÉCIMA DE REGER BRITO

Para cumplir su trabajo
Y llegar hasta su meta
Montado en su bicicleta
Para arriba y para abajo.,
Es digno de un agasajo
A este baluarte maquero
Con gusto honrrarlo quiero
En el presente homenaje,
Recordado personaje
Luis Narvaez gran enfermero

DÉCIMA DE HENRY CARRIÓN

Solidaria su hermandad
Con todo esfuerzo y amor
Se ganó con gran honor
Su puesto en la comunidad
Sin ninguna parcialidad
Feliz de ser un maquero
Recorrió el pueblo entero
Para atender su salud
Actividad con gran virtud
Fué Luis Narváez Enfermero.

DÉCIMA DE CHEQUE

Es muy grato recordar
A este digno personaje
Para rendirle homenaje
A quien se supo ganar
Un respeto singular
Sirviéndole con esmero
A todo el pueblo Maquero
Sin haber nacido aquí
Era un caballero así
Luis Narváez, el enfermero.

DÉCIMA DE ESTÍLITO NARVÁEZ

Un enfermero brillante
En su amplia trayectoria
En el Maco hizo historia
Por su trabajo constante
Maquero perseverante
Cumpliendo siempre sus metas
Colocando una ampolleta
A el nadie le ganaba
Luis Narváez siempre andaba
Montado en su motoneta

DÉCIMA DE JOSÉ REIMUNDEZ RIVERO

Amigo y fiel compañero.
Yo le rindo mi homenaje.
Y una décima le traje.
A ese gentil enfermero.
Recordarlo hoy yo quiero.
Con honor y simpatía.
A todo el pueblo atendía.
Sin ninguna distinción.
Cuando ponía la inyección.
Nadie decía que dolía .

DÉCIMA DE MARLENI MARCANO BRITO

Luis Narváez fué un enfermero
de abnegada vocación,
cuya principal función
era atender con esmero
al paciente; lo primero.
Hombre amable y educado,
bien dispuesto y preparado
para dar medicación
y seguir la prescripción
que el médico haya indicado.

DÉCIMA DE VÍCTOR MARCANO BRITO

Si un enfermo requería
con urgencia una inyección,
Luis Narváez sin dilación
hasta su casa acudía,
servicio que siempre hacía
ante cualquier emergencia,
demostrando su experiencia
de destacado enfermero,
después con mucho salero
salía con una ocurrencia.

Recopilación: Evaristo Marcano Marín

Únete a nuestro canal en Telegram.

¿Eres talento venezolano y deseas que publiquemos tus notas y sonemos tu música? Envíanos el material a otilcaradio@gmail.com

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.