La Sinfónica Ayacucho prepara disco en honor a Aquiles Nazoa

Publicidad

A través de Gofundme, se puede aportar un granito de arena para esta producción, un disco único en la historia musical venezolana, que convierte la poesía de Aquiles Nazoa en obras sinfónicas para niños, en géneros locales.

Ányela, un joven de 13 años, se sorprende al escuchar el registro de su propia voz. Es su debut en un estudio de grabación. Viene desde Petare. Desde Catia, llega Antoine. De ojos vivaces, sonrisa pícara y piel azabache, el niño, uno de los más pequeños del grupo, le da vida a La nube en La ratoncita presumida, fábula de Aquiles Nazoa. Mariano, quien también debuta en un disco, siempre celebra que su mamá ahora puede entender todos los espectáculos en los que él actúa. Lucero, su madre, es sorda y fue la que inspiró a Mi juguete es canción a incluir la lengua de señas venezolana en su programa de formación.

Mi juguete es canción, en alianza con la Sinfónica Ayacucho y Kumaco Producciones, suma voluntades a un proyecto: un disco sinfónico con géneros tradicionales venezolanos que pone la poesía de Aquiles Nazoa al alcance de todos, en especial de los niños. Para ello, están invitando a aportar a través de un crowdfunding desde la plataforma Gofundme que hará realidad el sueño de Ányela, Antoine y Mariano, además de unos cuantos niños más que viven en el alma de los involucrados en este proyecto.

Creado en el 2014 por Andrea Paola Márquez y Jorge Torres, Mi juguete es canción surgió como un concierto que rendía tributo a referentes de la cultura venezolana. Niños artistas jugaban en escena con muñecos de tela con las figuras de Simón Díaz, Cecilia Todd y Gualberto Ibarreto, entre otros, y cantaban temas escritos o interpretados por estos. Hoy Mi juguete es canción es un completo programa de formación infantil en música y danzas tradicionales, teatro y lengua de señas venezolana, que tras editar un primer disco en 2017, va por el segundo, un sueño al que están convocando a todo aquel que quiera creer y crear con ellos.

Entre las primeras enamoradas del proyecto están la maestra Elisa Vegas, directora de la Sinfónica Ayacucho, y Lorena Rodríguez Morales, de Kumaco Producciones. Ambas se unieron de inmediato a la idea de rendir tributo a Aquiles Nazoa, en el centenario de su nacimiento. Andrea Paola, Jorge y Andrés Barrios, tomaron cuentos y poemas de Nazoa y los musicalizaron, y Jorge hizo los arreglos orquestales con géneros venezolanos. Así surgió el espectáculo Aquiles Nazoa. Cuentos y canciones, que se estrenó en 2019 en la Asociación Cultural Humboldt, donde fábulas como La ratoncita presumida y Las Lombricitas; la historia de La Cenicienta al alcance de todos y Saludo a un cochino, son cantados, actuados y bailados por los niños, en ritmos como el merengue caraqueño, los tambores culo e’ puya, el joropo y punto oriental, y la gaita de tambora, entre otros, además con toda una orquesta sinfónica que se abraza y juega con el ensamble tradicional de mandolina, cuatro, bajo y percusión afrovenezolana.

¿Y si hacemos un disco? Fue la primera idea que surgió al salir de las dos funciones a casa llena en el teatro de San Bernardino. De inmediato se sumaron más voluntades: aquel donó su trabajo y este otro, también; uno aportó algo de dinero y otro, un espacio para arrancar… desde un billete hasta compartir la idea, funcionan cuando se trata de materializar un sueño.

El año 2020 llega con la pandemia. Para muchos hubiese significado la cancelación del proyecto; sin embargo, apenas anunciaron la flexibilización de la “cuarentena”, inició la carrera contra el tiempo para volver a los estudios de grabación, reactivar al sector artístico, en fin, echar a volar nuevamente el genio creativo de Aquiles Nazoa, ahora multiplicado por varias decenas de voluntades.

Y la lista de colaboradores puede ser más grande, ya que se ha abierto una campaña de crowdfunding para que venezolanos en todas partes del mundo puedan aportar su granito de arena para culminar este disco, único en la historia de la música venezolana, que coloca la obra de Aquiles Nazoa al alcance de todos, en especial de los niños, en versiones de sus poemas orquestados y con el espíritu de los géneros tradicionales.

Con cada donativo se estará aportando no solo a un sector artístico tan golpeado durante la pandemia, como es el musical, sino que se estará contribuyendo a la labor humanitaria que lleva a cabo la Organización Nacional de Trasplante de Venezuela, en especial con los niños del hospital JM de los Ríos.

Nota de prensa

Sigue nuestras redes sociales. Somos OtilcaRadioradio on line gratis, transmitiendo 24 horas solo música venezolanaInstagramTwitter FacebookÚnete a nuestro canal en Telegram.