Los caficultores y el grano café venezolano en su día

El primer cafeto llegó a Venezuela, sembrado por misiones españoles asentadas en la cuenca del río Caroní en 1.730, traído desde Brasil, a donde había llegado a su vez desde Surinam o Cayena. Allí lo recibieron, asimismo, de Martinica y Guadalupe.

Todos los 24 de abril, se solemniza y se le rinde consideración a los trabajadores del campo,  que se dedican a engendrar el grano de café, la acostumbrada bebida de las familias venezolanas,  ya que,  más allá de la capacidad de la naturaleza para producir, es capacidad natural demostrada por el caficultor criollo, lograr la productividad necesaria para hacer de este cultivo una actividad rentable, autosuficiente y autosustentable.

La tradición del café en Venezuela es exclusiva, aunque como la mayoría de las usanzas en este continente, el café fue introducido en Venezuela por misioneros españoles asentadas en la cuenca del río Caroní en 1730, traído desde Brasil.

En los años 1.783 a 84, se realizó la primera plantación de café en los jardines de la Aldea de Chacao, en la célebre hacienda “La Floresta”, que hoy lleva aún este nombre; Blandín, hoy Country Club y San Felipe, hoy Urbanización La Castellana.

El primer producto de exportación del país era el grano de café junto al cacao, considerados como los mejores del mundo, sin embargo, el cacao venezolano se mantuvo en ese puesto, mientras que el café bajo de categoría siendo superado por el del país vecino Colombia y el de Brasil.
Los principales estados de Venezuela,  donde se cultiva café son: Portuguesa, Lara, Táchira, Mérida, Trujillo, Monagas, Sucre, Yaracuy y Guárico, siendo  Biscucuy, el primer productor nacional de café, luego le sigue Rubio, Guárico, Chabasquén, Boconó y Ospino.

En Venezuela desde mediados del siglo XIX hasta los principios del siglo XX, el cultivo del café, fue el motor que dinamizó la economía venezolana y es por ello que Venezuela ha sido reconocida por producir uno de los granos de café de mejor calidad.

El primer cafeto llegó a Venezuela, sembrado por misiones españoles asentadas en la cuenca del río Caroní en 1730, traído desde Brasil, a donde había llegado a su vez desde Surinam o Cayena. Allí lo recibieron, asimismo, de Martinica y Guadalupe.

Comprobadamente Venezuela fue un país que hasta hace escasos años,  ejecutaba transacciones de este grano, incluso llegó a tener una cuota en los mercados internacionales; sin embargo, como resultado de la deserción de una política de precios exhaustiva, además de la falta de apoyo y de una pertinente producción, ha tenido como resultado la caída paulatina y en este instantes se está importando más del 50% del café que consumen los venezolanos.

La recolección del café en Venezuela,  se promueve mayormente en los meses de octubre y marzo, ya que, en ésta época alcanza un 94% de cultivo, sin embargo, el grado más alto de la cosecha se logra entre los meses de diciembre y enero, pero en el oriente del país la producción se eleva en enero y febrero.

El café es parte del día a día de la generalidad de los venezolanos, para un gran número de personas,  este producto es fundamental consumirlo en las mañanas, al mediodía, en la oficina,  en la noche y hasta cuando le provoque, se suele tomar  “guayoyo”, con leche, largo, corto  por todo el territorio nacional.

Redacción: OtilcaRadio