Polo, el pingüino que llegó a las costas de Maracaibo

Publicidad

En 1955, la Capital del estado Zulia ya era una de las ciudades más importantes de Venezuela. Recibía reconocidos visitantes, desde el cantante y actor argentino Carlos Gardel (1935) hasta el comediante mexicano Mario Moreno “Cantinflas” (1943, 1957, 1969), por mencionar algunos.

Pero ningún visitante fue tan inusual e inesperado como Polo: un pingüino saltarrocas (Eudyptes chrysocome) que apareció en las costas de la playa Zulia Mar, cerca de Caimare Chico, el 14 de febrero de 1955.

Fue avistado por el señor Martín Pérez, propietario del balneario. Él avisó de inmediato a expertos en Maracaibo,. Y la noticia del “pingüino en el Lago” se regó rápidamente por la zona.

Como estaba vivo, hicieron lo necesario para trasladarlo al Zoológico de Maracaibo, en el sector Los Haticos. Allí funcionaba el Instituto de Ciencias Naturales de Maracaibo.

La mascota de Maracaibo

Polo se fue adaptando al clima de Maracaibo gracias a que acondicionaron un espacio exclusivo para él  en el zoológico y le proporcionaron muchos alimentos “ricos en calorías”, propios de su dieta y hábitat.

Tenía una sorprendente evolución, teniendo en cuenta que nunca supieron cómo viajó desde el Polo Sur hasta el Zulia: lo equivalente a más de 9 mil kilómetros.

En el Zoológico de Maracaibo, Polo era mostrado a los visitantes, quienes (según relatos) pagaban unas cuatro lochas los adultos y dos lochas los niños.

Así, Polo se convirtió en la mascota de la capital zuliana.

Polo estuvo exhibido al público por al menos seis meses. Se estima que casi 300 mil personas pagaron la entrada para verlo.

Final inesperado para Polo

El 28 de agosto de 1955, se dio la noticia más triste: Polo falleció.

De acuerdo con los reportes, la muerte de Polo no fue causada por el calor de Maracaibo, sino por asfixia: Polo cayó al agua desmayado por una pedrada lanzada por un niño o espectador adulto.

En la época, dedujeron que Polo estaba al borde de su pileta; la pedrada le destrozó el pico y quedó inconsciente. Por eso, cuando cayó, se ahogó casi inmediatamente.

No se pudo determinar si fue casual o deliberadamente que se cometió el repudiable hecho. Tampoco se sabe si fue practicado por un niño o adulto. Ocurrió a eso de las 10:15 am, puesto que el cadáver del pingüino fue hallado flotando en su pileta de natación a las 10:20 am por el único agente de guardia: el número 244, quien lo vio con vida a las 10:10 am cuando le practicaba la visita reglamentaria”, reseñó el Diario Panorama el 29 de agosto de 1955.

El ejemplar del pingüino taxidermisado (disecado) fue donado al Museo de Ciencias, en Caracas.

Sigue nuestras redes sociales. Somos OtilcaRadioradio on line gratis, resaltando la Venezolanidad transmitiendo 24 horas solo música venezolanaInstagramTwitter FacebookÚnete a nuestro canal en Telegram.

¿Eres talento venezolano y deseas que publiquemos tus notas y sonemos tu música? Envíanos el material a otilcaradio@gmail.com