Vicente Emilio Sojo salía de un ensayo coral que lo dejaba exausto. Esa tarde en Santa Capilla, Caracas, el orfeón Lamas ya estaba ajustando el repertorio navideño. Para calmar el hambre, luego de una de las jornadas musicales, el maestro se dirige a una arepería. Al llegar al recinto humeanteLeer más