Tito Salas es el pintor venezolano por excelsitud

Pintor venezolano, que se formó entre Venezuela y en París. Su obra está en la línea de los grandes muralistas, con un estilo caracterizado por la fuerza del color y el movimiento de la composición

Tito Salas, nació en Caracas, aunque cuyo verdadero nombre era Británico Antonio Salas Díaz. Hijo de José Antonio Salas, uno de los primeros comerciantes que establecieron en Venezuela una industria cervecera.
Estudió en la Academia de Bellas Artes de Caracas, junto con Federico Brandt, Manuel Cabré y Armando Reverón, entre otros destacados artistas plásticos.

Después de obtener el premio del certamen anual de dicha Academia en 1.901, viaja a París en 1.905 para inscribirse en la Academia Julian donde tuvo como maestro a Jean Paul Laurens.

Asistió a la escuela de La Grande Chaumière donde recibió clases de los pintores Lucien Simon, Courtois y Prinet.

En 1.908, obtiene medalla de oro en la Exposición de Bruselas. Retorna a Venezuela en 1.911 y trae consigo el tríptico de Simón Bolívar que se encuentra actualmente en el Palacio Federal.

El historiador Vicente Lecuna, encargado de asesorar los trabajos de restauración de la casa natal de Bolívar, le encomienda a Tito Salas la labor de decorar los muros del inmueble con algunas escenas de la vida del Libertador en 1.913.

Bajo la supervisión histórica de Lecuna, Tito Salas ejecuta, entre otras, las siguientes pinturas: La Emigración a Oriente, El matrimonio de Bolívar y María Teresa, La Expedición de los Cayos, El terremoto de 1812.

Concluido su trabajo en la casa natal en 1.931, Salas recibe el encargo de los murales del Panteón Nacional que termina en 1.942.

Tito Salas, decoró la casa de Bolívar (Batalla de Araure, Toma de las Flecheras, Emigración de 1.814), el panteón nacional, el palacio presidencial de Miraflores, el Congreso Nacional, el Museo Urdaneta de Maracaibo y el Banco de Venezuela de Caracas.

Aunque su obra como pintor de temas históricos ha opacado su trabajo como paisajista, no se debe olvidar que Salas destaca entre los artistas que han contribuido a desarrollar la tradición del arte moderno que se inicia en Venezuela a partir de 1.900.

En 1.970, poco antes de su muerte, Salas pintó para la residencia presidencial “La Casona”, en Caracas, una obra titulada Los causahabientes, que representa en un conjunto a los presidentes de la República de Venezuela que gobernaron durante el siglo XIX.

Tito Salas murió el 18 de marzo de 1974.