Venezuela en 35mm: Azul y no tan rosa

Cine Venezolano

Azul y no tan rosa es una película venezolana, con coproducción española, estrenada en noviembre de 2012.

Es la ópera prima del actor y director Miguel Ferrari, y se convirtió en la primera película venezolana en ganar el Premio Goya a la mejor película hispanoamericana de 2013.

​ El film aborda temas polémicos como la homosexualidad, transexualidad y violencia de género.

Diego, es un hombre que trabaja como fotógrafo de moda, un mundo donde gobierna la superficialidad y los excesos, y donde la competividad es su pan de cada día. Sin embargo, su aparentemente tranquilo día a día va a cambiar. Un terrible hecho altera su ritmo de vida: su pareja sentimental, Fabrizio, es apaleado por un grupo de radicales homófobos. Las consecuencias del ataque son terribles, y Fabrizio entra en un estado de coma.

Tras el traumático incidente, Diego conocerá a Armando, el fruto de una fugaz relación que mantuvo con quince años. Por si no fuera poco, Diego ahora no solo tendrá que intentar adaptarse al hecho de que su pareja está coma, luchando por mantener la esperanza de que va a despertar pronto, sino que también tendrá que asumir su papel de padre, algo que no se esperaba. Armando ha viajado desde Madrid hasta Caracas para rehacer su vida junto a un padre al que no conoce, y ambos tendrán que acostumbrarse el uno al otro, lo que no es tan sencillo.