San Fernando de Apure “La ciudad de la esperanza” de los llanos venezolanos

Crónicas

San Fernando de Apure es la ciudad capital del municipio San Fernando y del Estado Apure en Los Llanos de Venezuela, identificada como la frase “La ciudad de la esperanza”.

El 28 de febrero de 1788 el Gobernador de Barinas, Fernando Miyares González, conjuntamente con Juan Antonio Rodríguez y fray Buenaventura de Benaocaz, fundaron la Villa de San Fernando del Paso Real de Apure, su nombre fue un homenaje al Infante don Fernando de Borbón.

Es importante destacar, que se han dado otras fechas indicando la fundación de San Fernando, pero se establece ésta como la definitiva, después que el padre Rafael Chacín Soto, párroco de Valle de la Pascua encontró en Sevilla el acta correspondiente, que fue reconocida y publicada por el académico Argenis Méndez Echenique en su Historia del Estado Apure.

Ubicado en la región de los Llanos Occidentales de Venezuela, a unos 390 kilómetros de Caracas y a orillas del caudaloso río Apure, San Fernando de Apure o simplemente San Fernando es la capital del Estado Apure; tierra de amplia tradición ganadera y agrícola, de donde surgió la imagen misma del llanero venezolano, la del hombre recio que pasa gran parte del día cabalgando, arriando ganado.

El estado Apure limita: al Norte, con los estados Barinas y Guárico, al Sur, con la República de Colombia, al Este, con el estado Bolívar y al Oeste, con el estado Táchira y la República de Colombia.

Sin embargo, para quienes buscan conocer y disfrutar de la belleza indómita de los Llanos de Venezuela, y en particular su fauna, San Fernando es más una ciudad de paso que un destino turístico en sí.

Se caracteriza por poseer un clima cálido y algo húmedo, que se asienta sobre una superficie completamente llana, sin montañas ni elevaciones naturales a la vista. Su altura sobre el nivel del mar es de tan solo 47 metros.

Para llegar a San Fernando, por la vía de Calabozo-Camaguán, hay que pasar las turbias aguas cargadas de sedimento del río Apure a través del puente María Nieves, el cual,  fue así nombrado en homenaje a Ángel María Nieves, un cabestrero llanero que atravesaba el río a nado, con su caballo, mientras guiaba el ganado de una orilla a la otra, y en quien se inspiraría Rómulo Gallegos para crear el personaje homónimo en su novela Doña Bárbara.

Poco después de pasar el puente María Nieves, se llega a una amplia redoma en donde se alza el Monumento a Pedro Camejo, el valeroso Negro Primero, héroe de la Independencia.

Al frente de ella está el Palacio de los Barbarito, construido entre 1.912 y 1.918 como residencia familiar y oficina comercial de los hermanos Barbarito; quienes al parecer llegaron a San Fernando hacia 1.890 procedentes de Italia y se dedicaron a la importación y exportación de diversos productos; entre ellos, lastimosamente, plumas de garza y pieles de cocodrilos.

Desde esta redoma parte el denominado Paseo Libertador hasta llegar a la Plaza del Alma Llanera, pasando por el monumento a José Antonio Páez (intersección con la Av. Carabobo) y el Monumento a San Fernando Rey (conocido también como el San Fernandote, en la intersección con la avenida Caracas).

Al occidente de San Fernando de Apure, saliendo por la vía de Biruaca, se encuentra la población de Achaguas, famosa por su milagroso Nazareno,  imagen, venerada desde el año 1.835, está estrechamente vinculada con el general José Antonio Páez y una de las gestas más importantes de la Guerra de Independencia de Venezuela: la Batalla de Carabobo.

Esta es la ruta de los grandes hatos, como El Cedral, uno de los más importantes refugios de fauna silvestre del mundo, ubicado a pocos minutos de Elorza, la población inmortalizada en el célebre joropo del compositor Eneas Perdomo: “Fiesta en Elorza”.

Redacción: Otilca Radio