44 años con el Sistema Nacional de las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela

Creada y instituida en 1.975 por el maestro y músico venezolano José Antonio Abreu, la “Orquesta Sinfónica Simón Bolívar”, bajo del “Sistema”, propone sistematizar la instrucción y la práctica colectiva e individual de la música a través de orquestas sinfónicas y coros, como instrumentos de organización social y de desarrollo humanístico.

La Orquesta Sinfónica Simón Bolívar es una de las orquestas más significativas de Venezuela y Latinoamérica designada en numerosas ocasiones a los premios Grammy.

Fue fundada el 12 de febrero de 1.975 por el maestro José Antonio Abreu, y cuenta con muchos instrumentistas de alto nivel.

Los integrales de la orquesta provienen de diversas partes de Venezuela y se considera que son los mejores de cada una de las orquestas locales. Muchos de sus miembros han recibido apoyos para estudiar en prestigiosas escuelas y conservatorios alrededor del mundo.

Ha trabajado con directores e intérpretes reconocidos mundialmente, y ha recorrido Europa, Asia y América en varias giras, recibiendo buenas críticas.
La orquesta es “el producto más consumado” del Sistema de Orquestas Juveniles de Venezuela fundado por el maestro Abreu en 1.975.

Siendo una de las orquestas favoritas del director mexicano Eduardo Mata. Grabaron juntos una serie de discos de música latinoamericana, que incluye obras de Villa-Lobos, Ginastera, Carlos Chávez y Antonio Estévez.

Breve historia

A mediados de la década de los años 70, el maestro José Antonio Abreu invitó a un grupo de jóvenes músicos venezolanos a hacer realidad un sueño: formar una orquesta juvenil que permitiera a los estudiantes de música llevar a cabo prácticas en conjunto, transformar la educación musical en el país y crear un gran movimiento con identidad venezolana que se convirtiera en una fuente laboral digna y profesional.

Respaldados por un decreto oficial de 1.964, que contemplaba la obligatoriedad de la práctica en grupo para todos los alumnos de las escuelas de música del Estado, Abreu y ocho jóvenes estudiantes de música comenzaron a reunirse a finales de 1.974. Frank Di Polo, Ulyses Ascanio, Sofía Mühlbauer, Carlos Villamizar, Jesús Alfonso, Edgar Aponte, Florentino Mendoza, Carlos Lovera y Lucero Cáceres, fueron los músicos que emprendieron esta travesía. Desde el inicio, el proyecto tuvo un carácter nacionalista.

Ya para el primer ensayo grande, que se realizó el 12 de febrero de 1.975 en la sede de la Escuela de Música Juan José Landaeta, llegaron más jóvenes de todo el interior de Venezuela, especialmente de Aragua, Lara, Táchira, Trujillo, Zulia, Carabobo y Caracas, quienes serían el semillero de músicos que constituirían la primera Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil de Venezuela Juan José Landaeta, la cual, debutó oficialmente el 30 de abril de 1.975 en la sede de la Cancillería.

Esta agrupación primigenia del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, integrada por 80 músicos, tuvo figura legal desde el 12 de febrero de ese mismo año.

Así, comenzó una asombrosa historia de éxitos: en 1978, cambió su nombre y se denominó Orquesta de la Juventud Venezolana Simón Bolívar, conocida en la actualidad como Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, la cual ha realizado el más importante periplo de presentaciones internacionales y se ha convertido en la orquesta cúspide de El Sistema y embajadora de la identidad artística venezolana, obteniendo reconocimientos como el Premio Internacional de Música de la UNESCO, entre otros.

A partir de la instauración del Sistema Nacional  de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela se instruye una práctica inédita en el mundo.

El Sistema Nacional de las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela se ha convertido en un símbolo de belleza y unión en el mundo, a 44 años de su creación.

El sistema se ha transformado y materializado en un símbolo en el mundo porque, ya  lo han copiado,  países como Corea, Japón, Escocia, Estados Unidos, y en nuestro continente países como Brasil, Colombia, Chile, Argentina.

El sistema se ha convertido en símbolo venezolano de belleza, de amor, de unión, y de algo extraordinario y sorprendente en lo que a orquestas se refiere.

El Sistema ha perfeccionado decisiones sociales que optimizan la calidad de vida de quienes participan en ellos, como por ejemplo: el programa que está orientado a atender a niños o jóvenes con diversidad funcional o discapacidades físicas y cognitivas.

Este modelo pedagógico, artístico y social, que ha alcanzado relevancia en el mundo entero, constituye el programa de responsabilidad social de mayor impacto en la historia de Venezuela.