El 12 de febrero de 1.542 Francisco de Orellana descubre el Río Amazonas

Publicidad

Francisco de Orellana fue un explorador y conquistador español en la época de la colonización española de América y descubridor del Río Amazonas

El 12 de febrero de 1.542, fue la fecha en la que Francisco de Orellana descubrió el Amazonas. Tras un largo viaje y después de perder a muchos de sus hombres, batallar con las guerreras amazonas y navegar por aguas desconocidas, descubrió el que hoy en día es el rio más largo del mundo.

Relatos del descubrimiento del “Río Amazonas”

Era la fiesta de Santa Eulalia, se encontraron en un gran río al que posteriormente llamarían de “Las Amazonas”. Atracaron en la región de Aparia la Mayor y allí Orellana renunció a la capitanía que ostentaba y fue nombrado por sus compañeros caudillo  rompiendo su lazo político y militar con Gonzalo Pizarro. Ahora era independiente para ordenar y decidir qué hacer y qué no.

Construyeron un segundo bergantín llamado el Victoria y prosiguieron la navegación. Entablaron combate con varias tribus, entre ellas, según cuentan los cronistas,  una formada por mujeres guerreras que les causaron muchos daños y fue por ellas que el río pasó a nombrarse Río Grande de las Amazonas.

Si bien no hay fundamento para afirmar que, efectivamente, fueron mujeres las que les atacaron, lo más lógico es que fueran hombres más blancos de lo normal en la región y con el pelo largo lo que les llevó a confundirles y confirmar con ello una leyenda de una tribu de mujeres sobre la que ya habían oído hablar anteriormente.

Todo esto ocurrió el 24 de junio. Dos meses después, el 24 de agosto, encontraron el Océano Atlántico. Habían transcurrido 18 de meses desde que había partido de Guayaquil.

Francisco de Orellana había logrado recorrer el río más largo y caudaloso del mundo. Una hazaña irrepetible y que gracias a las notas recogidas y los datos guardados proporcionaron una nueva dimensión a Sudamérica y situaron toda la región amazónica en los mapas de todo el mundo.

Pero aquí no terminó todo. Orellana sabía que ahora iba a tener problemas con Gonzalo Pizarro, que era el verdadero organizador de la expedición, para reclamar sus derechos sobre las nuevas tierras descubiertas, y para ello trazó un plan que puso en ejecución inmediatamente.

Después de costear hasta la isla de Cubagua, en donde dejó a sus hombres, marchó a España y se presentó ante el Consejo de Indias solicitando la conquista del País de las Amazonas y rápidamente preparó una nueva expedición de 4 barcos que partieron en 1.544 del puerto de Sanlúcar de Barrameda.

Pero jamás llegó a disfrutar de sus conquistas. En esa expedición, llegando a la boca del río que había descubierto, unas fiebres acabaron con su vida en 1546 y dieron al traste con su expedición y con sus planes.