Alejandro Otero, reconocido pintor y escultor venezolano

Alejandro Otero Rodríguez,  fue un pintor y escultor venezolano. Destacan sus obras escultóricas de gran formato, del género de arte cinético, muchas de las cuales son exhibidas en Venezuela, Estados Unidos y Europa

Alejandro Otero, se le conoce por ser uno de los “Pintores Venezolanos”,  más destacados en el siglo XX, también se dedicó a ser dibujante, Escultor y Escritor.

Es apreciado como el predecesor de la “Abstracción y la Modernidad en Venezuela”, por sus admirables obras.

Pues induce en el mundo abstracto con el uso que le da a la línea y el color en su primera serie de obras a las cuales llamo “Las Cafeteras”, sacando su inspiración del célebre pintor y escultor Pablo Picasso.
Continuo a esto se inspira en “Piet Mondrian”,  para crear su segunda serie de obras llamadas “Los Coloritmos”.

Posteriormente alborotó el arte moderno con sus esculturas solares de enormes dimensiones hechas en su mayoría de aluminio que gozaron de un gran alcance, no sólo a nivel nacional, sino que también de forma internacional al ser presentadas y exhibidas en otros países como Estados Unidos, Italia, entre otros.

Realizó sus estudios en la Escuela de Artes Plásticas y Artes Aplicadas en Caracas. Siendo muy joven es nombrado como Profesor para el Curso de Experimentación de Artes Plásticas para niños en 1.942. Dos años después se dedica como Profesor en la Cátedra de Vitrales hasta Diciembre 1.944. Poco después, en 1.954 viajó a Paris donde estudió en la Escuela de Altos Estudios de La Soborna y vivió en Paris hasta 1.964.

Al principio Otero quería dedicarse a pintar paisajes, ya que, anhelaba simbolizar su propia visión de la realidad, de la naturaleza, a través de sus obras.

Pues le tuvo mucho respeto a Upata, donde el creció.

Roberto Montero Castro, crítico del Arte, dice de Otero que…. “Que la venezolanidad se ha integrado a su propia personalidad a través de su familia, de su barrio, de su escuela, de su comunidad, de su paisaje. Pero lamentablemente, nunca pudo pintar un paisaje al darse cuenta de que no era su vocación”.

Es entre 1.939 y 1.941 que adquiere una gran inspiración para su arte gracias a las investigaciones que hizo acerca del estilo de Picasso.

A partir de 1.961 empieza a dedicarse a la luz y el relieve, al colocar objetos cotidianos como lo son los alicates, guantes, serruchos, entre otros, sobre un fondo blanco para crear efectos luminosos, definiendo la luz que cae sobre el objeto y el volumen del mismo.

El objetivo de este experimento era presentar a la realidad misma, dejando atrás los trabajos abstractos. Se puede decir que apartar de aquí Otero comienza a dedicarse a lo que es el arte tridimensional.

Acerca del papel coloreado, Otero utilizo varias páginas de periódicos a las que pinto de diversos colores trabajando con ellos con la misma técnica de líneas y planos puros.

Posterior a sus trabajos de Abstracción, Otero se dedicó a realizar Murales, Vidrieras y Paneles de Mosaicos aplicando ciertos principios de sus trabajos anteriores como el fondo Blanco, figuras geométricas y abstractas de los colores primarios (y negro), aplicado en los Coloritmos.

A partir de 1967 toma otro rumbo de su carrera artística al dejar atrás el arte abstracto y plano para dedicarse al arte tridimensional en su totalidad. Para ello realizo una extensa investigación acerca de las llamadas Esculturas Cívicas Monumentales.

La gran mayoría de sus esculturas fueron realizadas con aluminio, metal y otros materiales con propiedades reflectoras, capaces de captar la luz del sol y crear interesantes efectos luminosos, así como el viento pasa a través de las aspas creando el efecto de movimiento o simular el mismo.

De allí que todas sus esculturas llevaran la palabra “Solar” en su nombre.
Una de sus primeras estructuras solares fue el Delta Solar, creada entre 1.970 y 1.975. Se la describe como una estructura compuesta por acero inoxidable cuyas velas o aspas se mueven con la brisa fría.

Muchas de sus obras de todas sus etapas de su trabajo en la Abstracción fueron donadas al Museo de Arte Contemporaneo de Caracas y al Museo de Arte Moderno Jesús Soto.

Finalmente, en su honor se fundó el Museo de Arte de la Rinconada ahora llamado el Museo de Artes Visuales de Alejandro Otero en donde también se encuentra una variada colección de todos sus trabajos plásticos y documentos especiales acerca de su vida. También hay en exhibición las obras de otros artistas plásticos destacados en el siglo XX