Juana Bolívar Palacios, la eterna hermana del libertador Simón Bolívar

Juana Nepomucena Bolívar Palacios, es conocida por haber sido la hermana mayor del Libertador Simón Bolívar

La hermana de nuestro Libertador Simón Bolívar, segunda de la dinastía después de María Antonia; Juana Nepomucena Bolívar Palacios, nació en Caracas,  gozó de los privilegios de ser de la familia más acaudalada de la Capitanía General de Venezuela, hija del mantuano Juan Vicente Bolívar y Ponte y de la no menos “goda” María de la Concepción Palacios y Blanco.

Juana Nepomucena Bolívar Palacios, en 1.792, unos meses después de la muerte de su madre, contrajo matrimonio con su tío materno Dionisio Palacios y Blanco.

En 1.814, cuando cae la Primera República, huye hacia Curazao junto con sus hijos Jorge Palacios Bolívar, Fernando Palacios Bolívar y Benigna Palacios Bolívar.

Su otro hijo, Guillermo Palacios Bolívar y su esposo se quedan luchando en las fuerzas patriotas que operan en los llanos y Oriente del país.
Para 1.819 regresa a Venezuela, vive primero en Angostura, hoy Ciudad Bolívar y en 1.822 se va a Caracas.

Su hija Benigna Palacios se casó en 1.825 con el general Pedro Briceño Méndez.

En 1.833, Juana recibió en herencia la Espada del Perú que le fue otorgada a su hermano, El Libertador,  dicha espada de artística y suntuosa hechura, poseedora de 1.433 brillantes y 7 rubíes, era un recuerdo del trabajo incansable del Libertador en pro de la independencia.

Juana Bolívar estuvo presente en los actos de repatriación de los restos mortales del Padre de la Patria, Simón Bolívar, su hermano en 1.842; con el resto de la familia, y en la ceremonia de inhumación en la cripta de la familia Bolívar, en la Catedral de Caracas.

Su sobrino político, el general Pedro Briceño Méndez, tomó parte activa en la “Revolución de las Reformas” de 1.835; muriendo en Curaçao, en el exilio, el 5 de diciembre de ese mismo año; pocos años después su viuda Benigna Bolívar de Briceño contrajo nupcias con Pedro Amestoy.

Juana Nepomucena Bolívar falleció en Caracas, el 7 de marzo de 1.847, deceso que conmovió a la sociedad caraqueña, donde era muy apreciada y respetada; sus restos fueron enterrados en la misma cripta funeraria de la familia como era la costumbre inveterada de la época.

Redacción: OtilcaRadio