Crónica de Edward Ernández Caraballo: La vida musical porlamarense (Parte II)

Orq TROPICAL BOY’S

Ya les había comentado acerca de la separación que ocurrió en la orquesta “RITMOS DEL CARIBE” cuyos disidentes se dieron a la tarea de organizar la llamada “RITMOS DEL CARIBE Y SU NUEVO TUMBAO” de cuyos integrantes se recuerdan a mi compadre de sacramento: Angel Emilio “Millo Lengua” Fernández, guitarrista, Rafael Morey, bajista, el importado de Güiria, Marcos Chachá, percusionista y solista salsero, Jimi Patiño, el cuero de Yenni, cantante, el sonero mayor asuntino, Germán Rodríguez, los morochos de Lino, Israel y Lino, trompetistas, Silvio Valdiviezo, trompetista, Juan Miguel “Juancitogordo” Hernández, timbalero mayor, Pedro Ramón “Rompetesoros” Gutiérrez, conguero, también actuaba como bolerista José María “Morochoputero” Narváez

Pasado el tiempo entra en el escenario artístico musical porlamarense, la llamada agrupación: “LOS GRAND ROJOS”, siendo sus fundadores los saxofonistas: Braulio Salazar y Virgilio N. Velásquez. El resto de sus integrantes lo fueron entre otros que escapan a la memoria: Orlando Rivera y Concho Ortiz, trompetistas, Francisco Rodríguez, bajista, Pedro “Sol y Sereno” Silva, tresista, Freddy Pinto, timbalero, José Ortíz, conguero, el negro Makeba, conguero y cantante, Alexis Hernández, pianista y cantante romántico. Otros que integraron la pléyade de cantantes “grandrojistas” fueron, José Mercedes Carreño, Licho Velásquez, Cherry Ortiz y Reinaldo “Ray” Patiño. Cabe destacar, que también en esta agrupación surgió la división, de allí que muchos se unieron, a Miguel “Micki” Padilla y conformaron los “CUM BAND ROJOS”, de efímera duración.

En la década de los años 70, debutan con gran sonoridad “LOS ISLEÑOS”, orquesta fundada y dirigida por el trompetista Jesús “Chucho Curvita” Carrillo quien se hizo acompañar de los músicos: Pedrito Carrillo, en el timbal, Leonel “Paco” Cedeño, cantante, Antonio “Toño” Rosario, pianista y excelente cantante tenor, los hermanos Rodríguez de Juangriego, el uno bajista y el otro guitarrista, Jesús “Deleche” Contreras, trompetista y Oscar “Barriga” Reyes, percusionista.

Resulta tal, que llegan las discrepancias a la agrupación y Chucho Curvita se deja de vainas y organiza “CHUCHO Y SU COMBO”, y se llevó a la mayor parte de “LOS ISLEÑOS”, pero contrata para que actuara como cantante romántico al hoy destacado odontólogo y mi compadre de sacramento, Fidel “Cacha Blanca” Indriago, poseedor del título nobiliario de “El Conde de Pozo Nuevo”, y de quien se recuerda una anécdota de su primera y única actuación en el Bar restaurant “Bajamar” del recordado Negro Botón. Sucedió que entonando la canción de moda, para aquella época “Jamás de Olvidaré” impuesta por Chucho Avellanet, al comenzar, se le fue tremendo gallo y los asistentes lo chulearon a lo que Fidel, ofendido, manifestó ante el micrófono: “¡No canto más, me voy de esta vaina, vayan a chulear a su madre!” y, abandonó inmediatamente el conocido y concurrido recinto de diversiones nocturno.

Otra recordada orquesta porlamarense fue la “TROPICAL BOY’S”, de gran fama en toda la isla de Margarita, imagínense que donde actuaban, las chicas se volvían locas y le lanzaban sostenes y pantaletas pues los consideraban sus ídolos musicales y salseros del momento. Estuvo integrada por los chamos (hoy pasan de los 70): el timbalero mayor Juan Miguel “Juancitogordo” Hernández, José María “Morochoputero” Narváez, cantante, Rafael Morey, bajista, Felipe Morey, trompetista, Pedro Ramón “Rompetesoros” Gutiérrez, conguero, Silvio Valdiviezo, trompetista, Morocho Lino, trompetista, el importado en vientre de Güiria, Marcos Chachá, percusionista, Anibal Cova, cantante, Jimi Patiño cantante a quien las chicas le exigían a gritos: ¡Jimy, Jimy, Mi Calvario, canta Mi Calvario! y, para completar la tropa salsera, mi apreciado amigo, Juan Rojas, saxofonista de primer orden, ahora, sobresaliente cuatrista, a quien sus allegados, entre los que me cuento, le endilgaron el mote de: “Juan Saxofón”, quien por cierto destacó en su etapa juvenil, en el béisbol local como pitcher, posición que le valió el ser tomado en cuenta por el Magallanes BBC, equipo profesional con quien actuó en juegos de exhibición, pero fue dado de baja por el excesivo consumo de Avena Quáker con güaralé que le hizo crecer desmesuradamente su andorga, perdiendo así, su figura atlética sanantoñera. La “TROPICAL BOY’S” actuaba bajo la dirección Juan Salazar.

Mientras orquesta iban y venían, surcando el aire margariteño, aparece en escena, el grupo “LOS DANDYS”, fundado y dirigido por el inquieto Miguel “Micky” Padilla, trompetista quien era todo un utility en la agrupación. Se hacía acompañar Micky Padilla por: Benito Wanhosten, trompetista, Juan Cañita, Toño Rosario, pianista y cantante, Moises Zapata y Roy Valdez, entre otros que escapan a la memoria. Por cierto Roy Valdez, fue un importado de lujo, que llegó a Margarita cuando se fundó el Cuerpo de Bomberos junto a Simón Flores Navas. Valdez, un apasionado de la música salsera, se relacionó con los músicos locales y organizó al combo: “ROY VALDEZ Y SU COMBO” también de efímera duración.

¡Ah!, pero no se puede olvidar a la gran orquesta “CANELA” nacida en 1980 integrada por: Juan Miguel “Juancitogordo” Hernández, director y timbalero mayor, Hermógenes Berbín, saxo alto, Morocho e´ Lino Gutiérrez, primera trompeta, Peruchito Tabasca, segunda trompeta, José “Chicotoño” Mata, tresista, Luis Tabasca, conguero, Efraín Berbín, saxo tenor, Jhonny Da Amato, bajista, Carlos Velásquez, pianista, y el trio de cantantes integrado por: Betico Velásquez, Rafael Araque (ex de la Billos Caracas Boys) y el vergatario de Churrique Marcano. (Seguiremos en la onda musical en próximas entregas).

Edward Ernandez Caraballo sagitario200902@hotmail.com