Dulces sabores a Venezuela que se reparten a domicilio en Maryland

Publicidad

Venezuela está llena de variados sabores. Sabores que, para los venezolanos, representan más que un simple disfrute. Se convierten en parte de la esencia que se llevan a cualquier parte del mundo.

Con un paladar acostumbrado a los dulces y a combinaciones particulares, el venezolano sabe qué se siente al saborear un pan dulce esponjoso con una buena taza de café, o un golfeado con queso telita como parte de la merienda de un día cualquiera, o un desayuno de cachito de jamón con malta.

Por recuerdos como estos, muchos inmigrantes venezolanos han desarrollado emprendimientos que invitan a propios y extraños a digerir la cultura venezolana, a través de uno de los más grandes placeres de la vida.

Luis Briceño, nativo de Boconó, Trujillo. Desde pequeño, recuerda acompañar a su papá al trabajo en una panadería cercana a su casa. Allí, entre tazas de harina, gramos de azúcar y medidas de leche, sin saber, estaba cocinando en su interior el gusto por lo que, años después, sería su pasión.

Más que cuando hago el pan, es el olor del pan cuando está recién horneado, recién hecho, eso me transporta, definitivamente, a la panadería cuando iba a los seis, siete, ocho años a la panadería donde estaba mi papá”, cuenta Briceño.

Llegó al estado de Maryland, EEUU, en 2017 y desde ese momento, siempre se ha dedicado a la fabricación de dulces y panes artesanales. “El primer trabajo que conseguí fue en una panadería de unos amigos mexicanos y, bueno, desde allí empecé toda la parte laboral trabajando en panadería”. También trabajó haciendo tortas y postres, lo que le dio el conocimiento y la experiencia que necesitaba para ‘lanzarse al ruedo’ con su propio emprendimiento.

Cuenta Luis que, al principio, todo fue muy casero. Debido al encierro de la pandemia, comenzó a hacer panes para su familia, luego para los amigos y después, para los amigos de los amigos “… y así fue creciendo un poco más y con la ayuda, bueno, de las redes sociales, pues, se fue incrementando la exposición al público”.

Hasta que llegó el momento en que entendió que debía formalizar su hobbie y creó 300 Grados Bakery, una panadería que lleva a domicilio los dulces sabores de los recuerdos.

Yo hago mis panes pensando en que cada persona que pruebe mis panes saboree un bocado de Venezuela”, dice Luis Briceño.

Y entre los “bocados” que ofrece en su menú se cuentan variedades de panes artesanales rellenos de mermeladas de frutas como la guayaba, o bollos de pan dulce con anís y un toque de azúcar y quesadillas dulces con queso, entre otros. Recetas que aprendió de su padre cuando era niño y que ahora, ya de adulto, forman parte de su carta de presentación.

Fuente: Voz de América

Sigue nuestras redes sociales. Somos OtilcaRadioradio on line gratis, resaltando la Venezolanidad transmitiendo 24 horas solo música venezolanaInstagramTwitter FacebookÚnete a nuestro canal en Telegram.

¿Eres talento venezolano y deseas que publiquemos tus notas y sonemos tu música? Envíanos el material a otilcaradio@gmail.com