Parir y morir en bus de Caracas

Publicidad

Su marca de cauchos gastados se esparcía por las avenidas de Caracas, despegaban el vuelo en alguna barriada y dibujaban un mapa de la ciudad con su estela de humo y su bullicio. Los autobuses que parecían no tener parada ni descanso, con un bucle perpetuo que subía y bajaba pasajeros anónimos.

Alguna vez pensé que se iban a desarmar, especialmente el que subía Los Frailes de Catia, la vibración era tan grande que podía confundir a un sismógrafo, admiraba la gente que podía dormir recostando la cabeza de su vidrios temblorosos. Esperar un carromato de estos en la avenida Solano a las 4:00 de la tarde era toda una odisea por aquellos años 90´s, con tal de ahorrarme dos bolos hacia el esfuerzo y me armaba de paciencia.

Una tarde de noviembre una señora esperó tres horas el popular autobús, se montó en la parada siguiente a la que yo me embarqué, al sentarse a mi lado habló en voz alta y dijo que “con estos buses se podía mandar buscar la muerte” y suspiró amargamente, se quejó repetidas veces de las horas de espera y se dispuso a recostar la cabeza contra el vidrio cuando el corazón le equivocó el engranaje y se detuvo de golpe, un infarto fulminante le segó la vida, el conductor del autobús no detuvo ni un instante la veloz marcha que lo conducía hacia el hospital universitario, al llegar a la emergencia del hospital entre varios pasajeros ayudemos a bajar el cadáver.

Como dos horas después llegaban los pocos familiares que le quedaban a la señora. Un señor de edad avanzada no podía dejar repetir que la doña en cuestión había parido a su hijo menor en un autobús de la misma ruta donde había perdido la vida.

Publicado por Miguel Marrero en el Facebook LA CARACAS INOLVIDABLE !!!!

Sigue nuestras redes sociales. Somos OtilcaRadioradio on line gratis, resaltando la Venezolanidad transmitiendo 24 horas solo música venezolanaInstagramTwitter FacebookÚnete a nuestro canal en Telegram.

¿Eres talento venezolano y deseas que publiquemos tus notas y sonemos tu música? Envíanos el material a otilcaradio@gmail.com