El Liqui Liqui es símbolo de idiosincracia venezolana

El Liqui Liqui, atuendo que identifica la venezolanidad, fue declarado traje nacional en el año 2017 por la presidencia de la república, con el fin de realzar los valores y símbolos de la idiosincrasia venezolana.

Este traje nació en los llanos del país y en principio era confeccionado únicamente en versión masculina. La innovación de los diseñadores llevó a crear un modelo para las mujeres y en la actualidad muchas féminas lucen este traje, bien sea con faldas o con pantalones.

La indumentaria, confeccionada en drill o lino, está compuesta por una chaqueta manga larga, con dos bolsillos a la altura del pecho o en la parte inferior del traje; es de cuello alto y abotonada al frente con cinco o seis botones, y la acompaña un pantalón o falta; ambas piezas del mismo color. Tradicionalmente el más usado era caqui pero actualmente hay de diversos tonos, siendo los más demandados el azul, negro, marrón, blanco y gris.

Usualmente, el hombre y la mujer del llano acompañan el conjunto con alpargatas y por lo general lo utilizan para asistir a fiestas y reuniones que requieren formalidad.

El escritor colombiano Gabriel García Márquez dio notoriedad a este atuendo el día en que recibió el Premio Nobel, en 1982. El autor de Cien años de soledad sufría de aversión a los trajes de gala masculinos, pero dado que la ceremonia exigía vestimenta formal, optó por lucir la vestimenta venezolana.

Igualmente, el cantautor y llanero Simón Díaz, Tío Simón, se dedicó a lucir con orgullo el traje de su país en distintos escenarios internacionales, donde compartió sus afamadas canciones en las que evoca a su tierra.

De acuerdo al decreto presidencial 2.760 publicado en la Gaceta Oficial 6.289, el Liqui Liqui ha sido adoptado “como traje tradicional por su elevado valor simbólico en la vestimenta del venezolano por ser parte significativa de sus manifestaciones culturales y por estar vinculado a diversas actividades sociales, festivas y religiosas”.

 

AVN