Escuela Ballet-Arte la primera en ofrecer enseñanza gratuita en Caracas

La Escuela Ballet-Arte (inicialmente Escuela Municipal de Ballet)​ es una escuela de enseñanza de danza académica fundada en Venezuela en 1968 por Lidija y Gustavo Franklin,​ con la finalidad de llevar la enseñanza de la danza clásica a todos los sectores de la sociedad.​ Esta escuela se convertiría en la primera en ofrecer enseñanza gratuita en Caracas.

El 24 de febrero de 1968, Ballet-Arte inicia sus actividades con el nombre de “Escuela Municipal de Ballet”, por ser el Concejo Municipal del Distrito Federal quien diera el apoyo económico para su funcionamiento.

La Escuela se establece en los altos del Teatro Municipal de Caracas gracias a las gestiones de Juan Liscano y Eduardo Morreo, Presidente y Secretario Ejecutivo de Fundateatro, respectivamente, quienes para entonces cedieron los espacios del teatro.

En mayo de 1973, el presidente de Fundateatro, Dr. Salvador Itriago, desaloja a la Escuela de los espacios del Teatro Municipal para ceder esos espacios para los ensayos de la ópera. La maestra Lidija Franklin para mostrar su desacuerdo con esa decisión y en protesta, siguió dictando sus clases de ballet en el medio de la calle a las puertas del teatro, causando gran escándalo en la sociedad caraqueña.

Los esposos Franklin no se dieron por vencidos e iniciaron la búsqueda de un nuevo espacio. Durante dos semanas repartieron las clases entre una escuela de enfermería en San Bernardino y la escuela privada de las Palmas; los siguientes 6 meses funcionaron en el YMCA de San Bernardino; luego utilizaron durante año y medio la mezzanina del edificio Celsa, en la Candelaria, cedida por el entonces Ministro de Educación Dr. Pérez Olivares; y, finalmente, gracias a las gestiones de María Cristina Newman, Elías Pérez Borjas y el Sr. Felipe Llerandi, la Escuela se muda en 1976 al P.H. del edificio Tajamar de Parque Central. ​El 14 de noviembre de 1985, por decisión de la Asamblea General y en honor al fallecido Sr. Gustavo Franklin, se cambian los nombres a “Fundación Gustavo Franklin” y “Escuela Ballet-Arte”.

En 2010, el Concejo Municipal Libertador, les otorgó el Premio Municipal de danza, mención Mejor grupo de danza clásica, por «su trayectoria y meritorio esfuerzo en la formación de bailarines profesionales de danza clásica.»

En 2015, luego del incendio que afectó el último piso del edificio Tajamar en Parque Central donde la escuela tenía la sede, se quedaron sin salones para seguir impartiendo las clases. Provisionalmente el Teatro Teresa Carreño les ha otorgado salas de clase para que no paralicen sus actividades.

Desde su fundación han graduado 22 promociones, de las cuales han egresado 95 profesionales de la danza.