Gastronomía venezolana: El tomate margariteño

El tomate es una fruta y no un vegetal. Se le confunde, ya que la fruta está presente en las recetas como un ingrediente base para salsas y ensaladas, y no es consumida sola como suele serlo la manzana o la uva. El tomate es nativo de sudamérica y se le llamó » manzana de amor» o » manzana de oro» pensando que tenía propiedades afrodisíacas.

Creció en Europa a mediados del siglo XVI, principalmente en Italia, y en estos momentos es la fruta más usada y mayormente producida, en versión enlatada.

Único de la isla de Margarita

Por su belleza, su redonda figura y su extraño color rojo-naranja, el tomate margariteño es uno de los frutos de la tierra insular que cautiva a muchos visitantes.

Se cultiva principalmente en los municipios Antolín del Campo, Gómez y Arismendi. La siembra del tomate margariteño se hacía anteriormente para el consumo familiar pero con el tiempo se ha transformado en fuente de ingreso de muchas familias del Estado Nueva Esparta.

Lo vemos en restaurantes en bellos adornos, también llaman la atención en diversos kioscos que expenden verduras a orilla de cualquier carretera, pero donde más se disfruta es en una exquisita ensalada.

Son muchas las personas que los comen en rodajas rociados con aceite de oliva y un punto de pimienta, otros lo degustan solos para apreciar ese mágico sabor agridulce que lo distingue de su hermano el tomate manzano y de su primo el tomate perita.

Sin lugar a dudas, el tomate margariteño es otra de las tantas exquisiteces que ofrece el abanico gastronómico de nuestra isla de Margarita.

Con información de Maritza Núñez (https://asiesmargarita.com/)

Síguenos: Instagram y Twitter