Guárico representa las “extensas sabanas venezolanas”

Crónicas

Una de las hermosas regiones que posee Venezuela, está conformada por los Llanos, extensas sabanas que se pierden en el horizonte, donde la vegetación y la fauna tan variada, son de una belleza única y sobrecogedora.

Guárico es uno de los veintitrés estados que, junto con el Distrito Capital y las Dependencias Federales, forman la República Bolivariana de Venezuela.

Su capital y ciudad más poblada es Calabozo, está ubicado en el centro del país, en la región de Los Llanos, limitando al norte con Carabobo, Aragua y Miranda, al este con Estado Anzoátegui, al sur con Bolívar y Apure, y al oeste con Barinas y Cojedes.

Posee 15 municipios autónomos y 39 parroquias civiles. Sus principales ciudades son: San Juan de Los Morros, Calabozo, Valle de la Pascua, Zaraza y Altagracia de Orituco.

Sus inmensas tierras poseen una cantidad de ecosistemas que brindan la oportunidad de apreciar una diversa cantidad de paisajes y vivencias que hacen del Llano una experiencia muy gratificante para los amantes de la naturaleza.

En esta región se pueden apreciar dos grandes estaciones que establecen una marcada diferencia en la vida del llano: La lluvia y la sequía.

En la primera los bosques de galería, caños y las sabanas; llenas de palmas, corozos, merecures, samanes que presentan todo su esplendor en la época donde el verdor resplandece y se logra observar al llano florecido.

En la segunda, el verde se transforma en amarillo y marrón, el polvo cubre las llanuras, la vida se extingue y la mayor parte de la región se concentra en unos pocos focos donde permanece el agua.

Estos cambios tan radicales hacen que el llano tenga dos períodos de atracción opuestos e igualmente llamativos, donde la naturaleza cambia de forma tal que un mismo lugar presenta dos paisajes totalmente distintos de una estación a la otra.

Hay que ver rosados delfines del río, iguanas, tortugas, capibaras, araguato, caimanes, serpientes y anacondas, diferentes peces y muchos pájaros. En ningún parte de Venezuela puedes observarlos tan cerca y en esta cantidad.

De las faenas que se realizan en el Llano, llevar el ganado a pastar es una de las más importantes, ya que es la ganadería una parte fundamental de su economía.

Las condiciones naturales de la región determinan un cambio en la fauna silvestre, representada por una valiosa familia típica de espacios abiertos y superficies encharcadas, destacando entre los mamíferos: manatíes, toninas, chiguïres, venados, báquiros, cunaguaros, zorros, gato montés, y diferentes especies de mono.

Los reptiles más abundantes son las babas, caimanes, y culebras de agua.

Todas las especies se concentran durante el verano en los escasos cuerpos de agua (lagunas y morichales) por lo cual es el mejor momento para observar el mayor número de especies reunidas en escasos y puntuales espacios dentro de las grandes extensiones de sabana seca, condición esta última, que facilita los desplazamientos por el territorio, por cuanto muchas áreas del llano se inundan durante la época de lluvias.

Los Llanos constituyen una eco-región en Venezuela, y es que, son considerados como uno de los ecosistemas de humedales y agua dulce más importantes del planeta.

A escala nacional, los Llanos resaltan por su diversidad biológica, aspectos socio-culturales y potencialidades económicas.

Estos desempeñan una función ecológica esencial,  en un entorno determinado por los recursos hídricos.

Y es que, los humedales como los llanos proporcionan agua limpia, reducen los sedimentos de las fuentes de agua potable, desempeñan una función de contención del agua y evitan fuertes corridas de aguas durante las inundaciones.

Es importante que el ciudadano común entienda la interdependencia que tienen su entorno natural y su propia vida y ejerza positivamente su influencia en ellos.