Haidee Figueredo entre el Spinning y el Yoga

Crónicas

Cuando la nieta del Indio Figueredo llegó a Margarita del Llano venezolano vino al famoso BIG GYM, aquel gimnasio ubicado en Los Robles en el Centro Comercial La Redoma

Era un gimnasio diseñado por nuestro común amigo Ramón Burguillos para hacer historia en el pueblo de Los Robles. No sé sí Ramon Burguillos sabe que entró a la historia de la La Parroquia Aguirre en los últimos años de los 90 y comenzando el 2000. 

Eso sí Burgillos se dio el lujo de incorporar en el staff de su gimnasio a los mejores entrenadores de Margarita y de Caracas. Ahí estuvieron Manuel Cabaniel, Delfín “Monster” Malaver, Pedro Betancourt, Geradd García, Richard Machado, Miguel Rey, Cermeño,Junior, Rafael Guerra, Tony Homsani, Gustavo Avila, Ramón Silva, Flores, José, Ingrid Cedeño, Gigi Croes, Angy Najla y por supuesto Haidde Figueredo.

A Haidee Figueredo el destino la puso en Los Robles porque aún cuando ha estado entre Porlamar y Maneiro, fue en el Big Gym donde empezó su carrera ascendente en el plano atlético. Se limitó la llanera Haidee Figueredo a crecer como instructora de spinning y sus palabras claves “rotando”, “arriba, abajo”, etc. Intercambió su trabajo como vendedora de productos farmaceúticos por un tiempo hasta que se cansó de viajar a tierra firme y de la venta de fármacos.

Y por fin encontró lo que buscaba en el mundo del deporte porque ya tenía a su Tony y a su hijo, sus dos amores. Dios le tenía reservado el yoga como la disciplina adaptada a su forma de ver la vida. Por eso a Haidee le cambio el panorama de la forma de ver el mundo “Con un poema donde aprendes,descubres y creces porque es como un libro donde cada página tiene magia”, y es que así es la vida donde cada movimiento pasa por un proceso de imágenes y sueños que rompen con lo cotidiano.

Ahora entiendo porque Haidee sin ser poeta aprendió a entender el mundo en los movimientos que hace cada mañana para transportarse imaginariamente a los Llanos venezolanos o a cabalgar en su caballito de acero para tocar a Dios. Entendió la poeta del Llano que tienes el poder de la creación y que solo te falta voluntad para cambiar el mundo que te rodea. 

Ese el camino por donde conduce Haidee a sus alumnos de Yoga, pues “Tienen presente al Señor en todo lo que hacen y él los lleva por el camino recto”. 

Sigue Haidee con su yoga tallando sueños y tejiendo clinejas de la paz espiritual, ya que ahora combina tres elementos el spinning, el yoga y las ventas inmobiliarias, mientras vive en Los Robles el sueño de tener su propio spa para formar a sus alumnos a su imagen y semejanza. No dudo que lo logrará porque esta llanera nació para triunfar y seguro se le cumplirá su sueño de ver a Venezuela libre.

Manuel Ávila / Cronista de Los Robles