HUELLAS Y PRESENCIAS INSULARES: APROBACIÓN CELESTIAL

Hoy 14 de agosto se cumplen 72 años del regreso de la Imagen de Nuestra Señora del Valle a su santuario después de recorrer la Isla de Margarita desde su salida el día 8 de agosto de 1948 cuando se produjo un hermosos fenómeno en el cielo, que según testigos era sin lugar a dudas la aprobación celestial de esa visita a los pueblos de la isla, después de ciertos inconvenientes suscitados al respecto, aquí reproduzco fielmente lo escrito por el Hermano Nectario María en su libro “Un Gran Santuario de Venezuela: La Virgen del Valle de Margarita”

“Siendo Monseñor Rafael José Pulido administrador de la Diócesis de Cumaná, para conmemorar dignamente el Trisesquicentenario del descubrimiento de la isla Margarita y obtener por la mediación de la Santísima Virgen María los favores del Cielo sobre los habitantes de la isla, dispuso que la Virgen del Valle saliera, en gira triunfal por los pueblos de Margarita, durante la semana antecedente a la fiesta de La Asunción.

Como el averno presentía los frutos espirituales que este recorrido iba a producir, quiso impedirlo, e inspiró falsamente a un grupo de hombres del Valle y pueblos circundantes desobedecer las disposiciones de los superiores e impedir por la violencia la salida de la Virgen, que había sido fijada para el día 8 de agosto de aquel año de 1948.
Con visible desacato a la autoridad y a la Santísima Virgen, ocuparon aquellos hombres la iglesia del Valle durante todo el día. Al decir de los líderes de aquel falso movimiento, querían impedir que la Virgen fuese ultrajada y robada.

Llegada la hora, el sacerdote encargado de la gira ordenó la desocupación de la iglesia por los falsos devotos; y como no hicieran caso, un pelotón de la Guardia Nacional, llegada con anterioridad al Valle, obligó por la violencia a todos los ocupantes a evacuar la iglesia. Un grupo de jóvenes de Porlamar, en andas y protegidos por la fuerza, llevó la Sagrada Imagen. A poco trecho, a la salida del Valle, la población de Porlamar, con sus cofradías, corporaciones y fieles devotos de María, había venido a buscar la Sagrada Imagen, que recibió y condujo en triunfo, al compás de los toques de la banda y de las plegarias de los fieles.
Al llegar a la capilla de Cruz Grande, en las inmediaciones de Palguarime, en la bifurcación de las carreteras que van para la Asunción y el Valle, a la vista de todos, se produjo en el firmamento un fenómeno luminoso de extraordinaria belleza. ¡Milagro!, exclamaron los enardecidos pechos de los jubilosos espectadores.

Esta es la prueba certera de que la Virgen María quería su salida, gritan todos. Por espacio de, por lo menos, diez minutos, todos contemplan, estupefactos, tan singular prodigio, que recuerda aquel otro de Fátima, en 1917.

La Sagrada Imagen pasó toda la noche en la iglesia de Porlamar, viéndose constantemente rodeada de fieles, que le invocaban sin cesar.
El día 9, estuvo en Pampatar; el 10, en Santa Ana del Norte; por la tarde, llegó a San Juan Bautista; el 11, a Juan Griego, y el 12, a la Asunción, donde permaneció hasta el 14 por la tarde, cuando regresó a su Santuario del Valle.”

(Tomado del Hermano Nectario María en su libro “Un Gran Santuario de Venezuela: La Virgen del Valle de Margarita”, 1960).

Síguenos: Instagram y Twitter