HUELLAS Y PRESENCIAS INSULARES: CASA DE LA ADUANA DE PAMPATAR

Publicidad

Afirma el Maestro Jesús Manuel Subero en su Libro “Crónicas Margariteñas” publicado en 1981 que:
“En relación al imponente edificio que sirvió de sede a la aduana de Pampatar desde el año 1905 hasta noviembre de 1961, sabemos que el mismo no fue construido en la época de La Restauración como afirman, sino mucho antes.

Durante ese período se reacondicionó para los fines específicos a los cuales iba a destinarse. Este edificio lo construyó a sus expensas Policarpo Mata Godoy y en parte lo donó el 12 de julio de 1897 a algunos de sus familiares, los que junto con él lo dieron en venta a la Nación.

El documento traslativo del mencionado inmueble que era “una casa de dos pisos”, fue protocolizado el 26 de abril de 1905. El precio de la venta fue de 50.000 bolívares.

Los vendedores fueron: “Policarpo Mata Godoy, Frisca Maneiro de Mata. Godoy, legítima esposa del primero citado y con autorización del mismo, Lorenza Sifontes de Maneiro, viuda de Ignacio Maneiro Sifontes, en su nombre y en representación de sus menores hijos Manuel Plácido, María del Rosario, Concepción Carmen y Epifanía Maneiro Sifontes, autorizada suficientemente por el Tribunal de Ira. Instancia en lo Civil y Mercantil de esta sección oriental del Distrito Federal Ernesto Domingo Mata Illas con poder de su legítimo hermano doctor Luis Mata Illas y Manuel Plácido Maneiro”. El doctor Ramón Báez, hijo, ingeniero, fue el comisionado por el Gobierno Nacional para tramitar esta compra.”

Continúa el Maestro Subero:
“Con fecha siete de junio de 1905 Policarpo Mata Godoy vendió al Gobierno Nacional un solar de su propiedad, sin especificar su superficie, por cuatrocientos bolívares y es el que en la actualidad se eneuentra en la parte norte contigua al edificio de la aduana y que le sirve de patio exterior.”

Se conoce que fue construido en el año 1963, y por muchos años permaneció abandonado y amenazaba con derrumbarse, siendo restaurado por el Fondo del Desarrollo del Estado Nueva Esparta (FONDENE) a un costo de dos millones y medio de bolívares (Bs. 2.500.000,oo) , así fue inaugurado el 31 de julio de 1978, devolviéndole el esplendor y majestad, bajo el reconocimiento del pueblo pampatarense y neoespartano, que se servía de la extraordinaria biblioteca y podía disfrutar de las obras de arte que adornaban el recinto colonial.

Lo que podría ser hoy sede del Archivo y Museo Histórico de Pampatar, se le está dando otro uso en una función que no encaja dentro de la identidad del pueblo de la Sal.
Celebremos hoy los 41 años de su Declaración como Patrimonio Histórico Nacional según Gaceta Oficial Nº 31797 de fecha 13 de agosto de 1979.

(Verni Salazar 13 VIII 2020, con la ayuda del Maestro Subero y sus CRÖNICAS MARGARITEÑAS).

Síguenos: Instagram y Twitter