José Humberto Quintero: El primer Cardenal de la iglesia venezolana

José Humberto Quintero Parra nació en Mucuchíes, estado Mérida, el 22 de septiembre de 1902. Fue un religioso, humanista, periodista, ensayista, escritor, poeta, historiador, artista y orador venezolano.

Fue el primer Cardenal de la Historia de Venezuela y uno de las más reconocidas y notorias figuras intelectuales de Venezuela durante el Siglo XX. Extraordinario orador tanto de temas religiosos, como históricos y políticos, destacando de los últimos sus intervenciones en alusión al libertador, Simón Bolívar, durante la celebración de su centenario en Estado Mérida, siendo este y otros discursos recopilados en el famoso libro, «Páginas Bolivarianas». A su obra se suman numerosos trabajos sobre historia eclesiástica de Venezuela, sobre Bolívar y varios libros de memorias.

Nacido en una familia clase media, atraído por la vocación sacerdotal decidió ingresar al Seminario de Mérida, tras lo cual se doctoró en Teología y Derecho Canónico en el Colegio Pío Latinoamericano de Roma, culminando su brillante carrera sacerdotal en 1926, con tan sólo 24 años. Posteriormente, regresa a su país en calidad de Secretario de la Nuciatura Apostólica en Venezuela.

Tras su regreso a Venezuela en 1926, de mano del Nuncio Apostólico, Felipe Cortesi, recibe la ordenación sacerdotal el 22 de agosto de 1926. Vuelve a Roma a continuar sus estudios de derecho canónico, culminándolos en 1928, año en que comienza su ministerio sacerdotal. Su primer destino es como teniente cura de Santa Cruz de Mora (Edo. Mérida); y luego el arzobispo metropolitano de Mérida, monseñor Acacio Chacón, lo designa como su secretario de cámara y gobierno y además es maestro de ceremonias de la catedral, vicario general del arzobispado y canónigo magistral del Cabildo Eclesiástico de Mérida. Por varios años, será jefe del servicio de las capellanías militares, institución que ayuda a organizar.

En 1953, es nombrado Arzobispo titular de Acrida, coadjutor, con derecho a sucesión, del Arzobispo de Mérida, Acacio Chacón y es consagrado en Roma el 6 de septiembre de 1953.
Con motivo del fallecimiento de monseñor Rafael Arias Blanco, es designado por el papa Juan XXIII como el duodécimo Arzobispo de Caracas, el 31 de agosto de 1960 y luego en 1961 es designado Cardenal por el mismo Papa, Juan XXIII, convirtiéndose en el primer cardenal venezolano de la historia del país. Durante su episcopado, se concretaron las negociaciones que llevaron a la firma del convenio entre el Gobierno venezolano y la Santa Sede.

Fue miembro de la Academia de la Historia de Venezuela y de la Academia Venezolana de la Lengua además de recibir reconocimientos. Muere en Caracas, 8 de julio de 1984.

Es por ello que es necesario realmente que se tome en cuenta todos estos legados que personajes tan importantes como este ilustre venezolano, dejan para la posteridad, y seguir ese ejemplo que dejen una profunda huella en este suelo venezolano.

http://www.elimpulso.com