Las Diversiones son expresión de la historia de un pueblo en la lucha contra el tiempo

Entre las formas de manifestar los hechos, historias ocurridas, los margariteños utilizan las “Diversiones”, en las que expresan el sentir de un pueblo a través de baile, música, teatro, con las guarichas bailando y cantando. Toda la puesta en escena gira alrededor de un símbolo, expresando un mensaje, contagiando con su ritmo, a su paso, exhibiendo la cultura de un pueblo.

Claret Suárez, directora de Las Guarichas de Punda, indicó que la agrupación nació hace 22 años un 6 de diciembre, el día de San Nicolás de Bari, por iniciativa del músico Melchor Suárez. Expresó que las diversiones consisten en la participación del grupo musical en el que intervienen los instrumentos como la guitarra, cuatro, furro, mandolina, tambor, charrasco, maracas, marimbola entre otros, así también están las guarichas bailarinas y las guarichas cantantes.

Suarez manifestó que lo más atractivo de ellas es el “símbolo” que se baila, el cual por lo general puede ser un animal como una culebra, ave, insectos, reptiles, especies marinas, botes o algo que se mueva. Esta también la parte de teatro en medio de la diversión, dejando ver el gran colorido de los trajes y los peculiares temas, que desbordan jocosidad y tradición, acotó.

El tiempo en el que más se dejan ver estas diversiones, es en diciembre y carnaval, aunque para Suárez todo el año es momento propicio para ejecutarlas. Asimismo dijo que esta es una expresión de calle, en la que se escuchaba el pito,y las personas decían ahí viene una diversión, la que pasean por todas las calles de Porlamar, y que, inició con el cultor Julio Lunar, dueño del Bar La Maricutana, y que en la actualidad es llevada a grandes eventos, precisó.

La Guaricha comentó que las diversiones de Coche son totalmente diferentes a las margariteñas, porque, el ritmo es más rápido, “estribillado”, ya que la isla está localizada más hacia el Oriente, hacia el estribillo de Cumaná.

Explicó que otra de las diferencias es que las diversiones margariteñas tienen “el golpe de arpa” para entrar, el ritmo es un poco más lento, y en estas participan personas mayores al igual que jóvenes y niños, sin límites de edades, porque las guarichas van desde niñas hasta las más viejitas.

Por otra parte Suarez enfatizó, que los niños y jóvenes en la actualidad se involucran en festivales infantiles de diversiones margariteñas, lo que le permite aprender y conocer más las tradiciones y la cultura nuestra.

De igual forma enunció que en este trabajo se involucran varias personas, y recordó que en sus inicios eran unas 36 las que participaban, en la actualidad son 25 personas, porque muchos se han ido del país, otros han fallecido, o por razones de trabajo.

En si, la diversión es un resumen de la creatividad de los insulares en la que refleja su sentir, emociones, anécdotas y vivencias en la composición de una letra, y el ritmo particular cuenta la historia de manera jocosa y divertida.

Una expresión que al salir a las calles llevaba consigo un mensaje, que demuestra en la escena una obra teatral de las tradiciones en la que se involucran varios personajes, que al ritmo de la música entre merengue y joropo contagian con su alegría a los espectadores.

El cronista e historiador Verni Salazar precisó, que para este mes de diciembre la manifestación de “Las Diversiones” eran muy frecuentes, siendo una expresión cultural, que englobaba y en la que se expresaba la música, el teatro, la danza, la creatividad en el cual los integrantes y personas del pueblo, elaboraban su símbolo, el cual paseaban por las calles del sector, pidiendo dinero o otras cosas, que repartían al terminar entre ellos.

Para la directora de las Guarichas de Punda, las personas que se expresan a través de este tipo de manifestación cultural no reciben ningún tipo de apoyo en la actualidad, cada uno de ellos cuando participa lo hacen por amor a la cultura y por dejar algo, un recuerdo en aquellos que hayan presenciado sus diversiones, que nacen de forma inédita y donde cada quien contribuye con su creatividad en la elaboración del símbolo, el vestuario, los zapatos, sombreros y accesorios.

En el momento de comenzar la diversión se necesitan de varias personas bailadores, quienes son los encargados de moverse con los símbolos, que es lo que más llama la atención, y es observado y aplaudido por los presentes.

Una tradición musical que muchos han dejado como un legado de generación en generación y que debe en estos tiempos ser incentivado, como el canal que deja ver de forma popular las tradiciones de los pueblos neoespartanos.

Martha León @LeonMartik

El Sol de Margarita http://www.elsoldemargarita.com.ve