Palestra Insular: El liderazgo del Maestro Subero

El pasado 14 de julio se realizó un Conversatorio en homenaje al Maestro Jesús Manuel Subero, el hijo de Chucho Subero y Agueda, el hermano de Efraín, el esposo de Ana Petra, el pampatarense, el amigo y el gran Cronista de Margarita.

Compartí con grandes de la crónica margariteña para hablar de Jesús Manuel Subero en los 102 años de su nacimiento. Abrió los fuegos Miguel Serra, el cantautor con anécdotas de sus experiencias de vida cuando iba a la `pesca con el maestro y otras vivencias de su Pampatar y también tocó el tema de Subero en la política, un tema mega interesante por la posición férrea de algunos cronistas que señalan que los que practican este oficio no pueden ni siquiera asomar las narices en la política.

La temática que tocó Miguel Serra me hizo escarbar entre las experiencias de vida y como me correspondió hablar en segundo lugar seguí el hilo de Serra y profundicé sobre “El liderazgo del Maestro Subero” un tema super interesante que desviste el paso exitoso de muchos cronistas por la actividad política donde han ocupado espacios relevantes.

A Pablo Ramírez le correspondió ser Director de Planificación en el gobierno de Rafael Tovar y realizó una gestión exitosa, a Erwing Murguey le correspondió ser Director General de la Alcaldía de Mariño y Jefe de Rentas de la Región, a Heraclio Narváez le tocó ser Director de Cultura del Estado, Marino Luna fue concejal en Maneiro, Felipe Natera Wanderlinder fue Contralor y uno de los hombres de confianza de Fucho Tovar, Nicanor Navarro fue Mepista y se anotó con el King Kong de Copei en una oportunidad, Régulo Felipe Hernández fue diputado en el CLEBNE, a Leopoldo Espinoza Prieto le correspondió ser  Secretario General de Gobierno, Alcalde de Arismendi, Director de Cultura y militante del MEP y cercano a Fucho Tovar y activista del MVR y del PSUV y a éste cronista la correspondió ocupar la Dirección de Educación en el gobierno de Morel entre el 2009 y 2012.

Lo que indica que ser cronista no limita a los que llevan las riendas de la historia para ejercer cargos públicos que tienen que ver con el hecho político.

Por eso ese temazo es super interesante porque, maestros, médicos, ingenieros, historiadores y periodistas que han estado cerca de alcaldes y cronistas que han estado cerca del poder.

Esa especie de mito ha recorrido el alma de los cronistas margariteños que por momentos pretenden alejarse del hecho político como si vivieran en Saturno y no han visto la trayectoria de hombres como el Maestro Jesús Manuel Subero que fue concejal y diputado hasta llegar a ocupar la presidencia legislativa.

Eso nos indica que Subero fue un líder importante en su comunidad y por ese respeto al intelectual la gente lo valoró por su liderazgo y lo eligió para ocupar espacios de relevancia en el plano político regional.

Eso ocurrió en Nueva Esparta y no se sabe de dónde brotó esa tesis que los cronistas solo nacieron para compilar papeles viejos y para mantener una imagen de museo en su personalidad de solo hacedores de historia.

El liderazgo del Maestro Subero dejó sentado para siempre que los cronistas si pueden participar en el hecho político y gráficas hay suficientes de estos centinelas de la historia al lado de políticos de la región y realizando faenas de proselitismo en función de sus aliados del momento.

Por eso llama poderosamente la atención cuando vemos a cronistas de otras regiones ocupando incluso espacios de concejales y hasta alcaldes por lo que ese mito de la urticaria de algunos cronistas que juegan a la guayaqueta intentando desvincularse de la actividad que practican cada día.

Al Maestro Subero nadie podrá quitarle sus espacios de liderazgo que marcó en el tiempo y que se le vio siempre activo en función de conseguir mejoras para su pueblo.

Por eso era nombre puesto en estos encuentros políticos donde su figura representativa lo mostraba como una figura respetada por su comunidad.

De esa manera Jesús Manuel Subero marcó por años la ruta de la Asociación de Cronistas y de la Asociación de Escritores y no fue de manera fortuita que estas dos organizaciones tenían como centro de operaciones la Ciudad de Pampatar donde convergían los intelectuales de la isla.

Eso le dio al Maestro el timón de mando y sus colegas cronistas Ángel Félix Gómez, Erwing Murguey, Charo Rosas, Nicanor Navarro, Esther Quijada, Cheguaco Salazar, Felipe Natera Wanderlinder , Pablo Ramírez y el resto de los cronistas lo acompañaban en estas lides de la investigación histórica insular.

La biblioteca “Jesús Manuel Subero” y la Biblioteca “Rosauro Rosa Acosta” fueron espacios para la discusión académica y para la discusión política porque los hombres de las crónicas no son extraterrestres para no vincularse a la lucha política.

Es triste que los intelectuales se nieguen a ocupar espacios que les permitan ayudar a construir una sociedad con las ideas y si lo hicieron hombres grandes de la literatura y de la historia como Martí, Neruda, Rómulo Gallegos, Andrés Eloy Blanco y tantos escritores y cronistas que entendieron que se puede influir con las ideas desde sus escritos diarios, en sus novelas, cuentos y ensayos en la transformación de la sociedad.

Con la revolución en el poder en este cuarto de siglo que se ha hecho eterno hombres de las letras como Gustavo Pereira, Leopoldo Espinoza, Régulo Hernández, Pedro Salima, Luis Emilio Romero, Perucho Aguirre, Lira Sosa, y tantos otros han asumido la lucha por la revolución y nadie les ha criticado su posición a opinar y emitir conceptos en defensa de su línea política.

El gobierno de Morel Rodríguez eligió el nombre de Jesús Manuel Subero como nombre para las Becas FUNJEMASU que son un instrumento der ayuda social para los estudiantes más necesitados de Nueva Esparta y ese acierto deja huellas de la trascendencia de un personaje de la historia margariteña que con su liderazgo destacó en la vida insular.

Las otras intervenciones en el Conversatorio realizado en la Casa de la Cultura “Manuel Plácido Maneiro” de Pampatar tuvo al doctor Rafael Lunar con una ponencia interesante sobre la influencias de la UDO en la historia y las crónicas insulares y su aporte a la historiografía neoespartana, Alexis Marín Cheng habló de los cronistas y del reconocimiento en vida a los cronistas e hizo alusión al Marqués de las comillas uno de los tópicos más trascendentes en la vida académica de Subero, a Luis Marcano Bodas le tocó resaltar al Subero de las compilaciones y de la investigación como elemento trascendente para la reconstrucción de la historia insular y a Marino Luna le correspondió hablar del Jesús Manuel ductor de las nuevas generaciones de cronistas y de su compromiso con la historia de la Pampataridad y de toda la región.

Un Conversatorio interesante que dejó grandes aprendizajes a los que tuvieron el honor de asistir para compartir este momento de la historia donde se rindió honores a un líder social importante que dio su vida por la investigación histórica, por la educación de su pueblo y el bienestar de los hombres descalzos del puerto, pues como dijo su hermano Efraín Subero:

“Digo yo, que uno comienza a escribir del Maestro Jesús Manuel Subero y concluye escribiendo del mar. Qué cosa cincuenta años después Jesús Manuel Subero significa para todo su pueblo simplemente EL MAESTRO SUBERO, inquiriendo por el glorioso pasado de Margarita. ¡El Maestro Subero! ¿Y para qué más?”.

Texto: Manuel Ávila (Cronista de Nueva Esparta)

Únete a nuestro canal en Telegram.

¿Eres talento venezolano y deseas que publiquemos tus notas y sonemos tu música? Envíanos el material a otilcaradio@gmail.com

Compartir