Recorrido por Margarita: Guarame

Mi mamá dice que yo pintaba una casita como en la que viví en Guarame. Mi espíritu sabí que vendría a Margarita.

Casi nadie sabe donde queda Guarame. Los locales, me preguntan siempre ¿Mijá y dónde es eso? Guarame es el nombre de un pájaro que nunca he visto. Es una parte del municipio Antolín del Campo. Un lugar precioso, lleno de silencio y paz, parecido a lo que ha debido ser El Hatillo en Caracas antes de su desarrollo comercial y habitacional. Para llegar a Guarame debes entrar por una subida larga y ancha, llena de bateas, que está exactamente entre el cerro de Matasiete y el monumento natural Guayamurí, termina en una bajada que tiene una curva muy pronunciada que te lleva a La Fuente.

Hoy con el corazón brincando de alegría me los quiero llevar para ¡Guarame! Porque pasear entre el cerro de Matasiete y el Guayamurí e impregnarte de la energía de Playa Guacuco acaba con las arrugas. Guarame tiene una iglesia rústica, hecha de mangle, tierra roja y vitrales que expande rayos multicolores cuando el sol toca su luz.

Subiendo por su ancha calle, podrás comerte una de las mejores fosforers de la isla. Así que la invitación es para que vayan a Guarame, se armen de regalitos, sientan su buena vibra y conozcan una de las más bellas de la isla, siempre arropada por dos imponentes montañas que, en eterna meditación,se elevan sobre el mar.

Tomado del libro “Recorrido por Margarita” de Adriana Sánchez Navarro.

Síguenos: Instagram y Twitter