El 8 Mayo de 1830, Simón Bolívar abandona Bogotá y se despide para siempre de Manuelita Sáenz, fiel y leal compañera, quien le dio amor incondicional. La Libertadora del Libertador. En Quito, el día de la entrada triunfal del Libertador, ella le lanzó una corona de laurel desde el balcónLeer más

Compartir