“Ubuntu” demostró en VIII Festival Internacional de Teatro que las barreras no existen

Entrar a una sala de teatro, que apaguen la luz, abran el telón y aparezca allí la puesta en escena: “Ubuntu”, saca al público de su cotidianidad; de su zona de confort. Sin embargo, “lo acerca al cariño y al respeto por lo diverso, por lo no común”. De esta manera lo expresó este viernes el coreógrafo venezolano Alexander Madriz, creador de este montaje que comenzó a agrupar a sus talentos participantes, luego de una convocatoria vía Facebook.

Ubuntu, es una pieza de AM Compañía de Danza de Habilidades Mixtas, un referente de la Danza Contemporánea Venezolana y de la creación artística desde la discapacidad motora. Esta agrupación explora las potencialidades de lenguajes no convencionales, por tanto, las sillas de ruedas, muletas o bastones, lejos de constituir un impedimento, emergen como recursos creativos que permiten expresar siempre de formas nuevas.

“Ubuntu” fue una de las puestas en escena más llamativas del VIII Festival Internacional de Teatro 2019. Según cuentan los asistentes al Teatro Municipal, el público quedó enganchado desde el primer momento con un monólogo que al mismo tiempo era interpretado en lenguaje de señas. Un formato inclusivo de principio a fin. El mensaje que prevalece es: Todo se puede. Yo soy porque tú puedes y tú puedes porque yo soy.

Alexander Madriz resaltó que ahora, los bailarines que se sumaron a este trabajo, en principio con cierto temor, tienen las herramientas para acercarse a las personas con discapacidad y emprender diversos proyectos interesantes.

Por su parte, Fabiola Zérega, quien en un principio participó como bailarina y ahora colabora en el proyecto como productora y asistente de dirección, resaltó en cada presentación el público se muestra muy receptivo al darse cuenta de que las barreras y los límites no existen.