Maracay la “Ciudad Jardin” de Venezuela

Publicidad

El obispo concedió tal estado religioso el 5 de marzo de 1.701, tras lo cual se erigió, como vicefeligresía, el templo de San José de Maracay. Sin embargo otros alegan que fue Andrés Pérez Almarza quien fundó Maracay en el año 1.697

Al pie de la Cordillera de la Costa se localizan los terrenos otorgados originalmente al conquistador Sebastián Díaz de Alfaro y que hoy día llevan por nombre: MARACAY.

El siglo XVI fue el época protagónica de tal hecho y seguido de la muerte de Díaz de Alfaro, estas tierras fueron pasadas a manos de su hijo Mateo; para ese entonces se les llamaba Valle de Tucupido y Tapatapa.

Este valle fue aprovechado como terreno de pastoreo de ganado, y la siembra tenía lugar hacia los rincones de Tucupido, Tapatapa, Güey y El Rincón.

La ciudad fue fundada como la vicefeligresía de la parroquia de San José de Maracay el 5 de marzo de 1.701, día que el obispo de Caracas, Diego de Baños y Sotomayor concedió dicho estado religioso.

De esta manera, Maracay fue declarada como parroquia, por lo que no era considerada ni una ciudad ni un pueblo. Aunque otras fuentes aseguran que fue Andrés Perez Amarza quien fundó la ciudad en el año 1.697.

Es una zona de interés de cultura general,  por los sucesos de 1.812 y 1.813 que dieron lugar a la Batalla de la Victoria donde las fuerzas realistas que estaban al mando de Domingo de Monteverde rompieron las líneas defensivas patriotas dirigidas por el general Francisco de Miranda.

Maracay,  está ubicada en la región central de Venezuela, situada a las orillas de la cordillera de la Costa y capital del estado Aragua cumple 318 años.

El origen del nombre de la eterna “Ciudad Jardín”, según algunas fuentes, viene de la palabra de lengua caribe “maracayá”, que designa a un felino que habitaba dichas tierras y que posteriormente le daría el nombre a un cacique.

Positivamente, los inicios de la transformación urbanística y económica de la Ciudad Jardín se suscitaron durante la administración del general Juan Vicente Gómez, quien residía en la ciudad desde los comienzos de su gobierno.

Entre las décadas del veinte al treinta se instalan numerosas industrias textiles, perfumerías, charcuterías, enlatados, entre otros. También se construyen centros asistenciales, plazas, hoteles, lugares de recreación, entre otros, que cambian radicalmente la fisonomía de Maracay.

Y es que, el 17 de diciembre de 1.930 la población maracayera disfrutó de la inauguración de la Plaza Bolívar, la más grande de Suramérica para el momento; el hotel Jardín, hoy Palacio de Gobierno del Estado Aragua; la jabonería El Prado, el servicio de Meteorología y la Policlínica Maracay. Ese mismo día, Gómez mostró los papeles que constaban la cancelación de la deuda externa venezolana.

Seguidamente, hacia la década del cincuenta comenzó con energía la industrialización local, y las antiguas tierras de agricultura y ganadería fueron cambiando de uso con la instalación de parques industriales de diversas naturalezas.

Comparablemente, comienza la llegada de migraciones procedentes de los Andes y Llanos especialmente, atraídos por los beneficios que les proporcionan la instalación de industrias que requerían mano de obra.
No obstante, la industrialización y crecimiento excesivo de la población no caminó de forma equilibrada con la oferta de viviendas y terrenos para la construcción de la misma.

El avance académico, ha sido otro de los puntos fuertes, con la creación de las facultades de agronomía y veterinaria de la Universidad Central de Venezuela (UCV) que se asentaron en esta ciudad.

En un censo realizado en el año 2013, el Área Metropolitana de Maracay sumó una población de más de 1 millón de habitantes.

En 10 de diciembre de 1.920,  se apostó la Escuela de Aviación Militar en terrenos de la hacienda San Jacobo, donde cuatro meses después el piloto Manuel Ríos se convirtió en el primer venezolano en volar sobre Maracay con el flamante título de Aviador Militar.

Redacción: OtilcaRadio