Alexis Hernández un músico integral a toda prueba

Publicidad

El larense Alexis Hernández le hace honor a la capital musical del país, Barquisimeto, su ciudad natal, donde se desarrolló hasta convertirse en un violinista excepcional y un músico integral a toda prueba.

Toda su vida ha transcurrido en la ciudad crepuscular “aquí nací, crecí, soñé, fui feliz e infeliz, reí y lloré, aprendí a vivir, conocí el amor y la música esa fuerza vital que me llena el alma, los sentidos y me ofrece toda una gama de sentimientos, me inspira” aseguró Hernández.

“Aquí tengo mis proyectos junto a Michelle mi esposa, que me ayudó a salir de la bohemia esa que dan los recitales, los encuentros, las alegrías y las rumbas sabrosas de los amigos de la familia” continuó

Su inicio en la músico los realizó cuando apenas cumplía los 3 años, gracias a su padre, que sin proponérselo, lo introdujo en el mundo de la música del cual más nunca se separó.

Compartió  la educación formal, primaria, bachillerato, universidad con la preparación musical.

Su primer instrumento fueron las maracas que tocaba durante las presentaciones que hacían los alumnos del liceo.. La agrupación contaba con alumnos y músicos que tocaban arpa, cuatro y maracas.

Por las venas de Alexis Hernández corre sangre musical, el maestro Alirio Díaz tío de su mamá, por lo que tuvo la oportunidad de compartir con él y tocar en el teatro Alirio Díaz de Carora. mientras que Vinicio Adames era primo de su abuela paterna.

A los 17 años ingresa a la centenaria Orquesta Mavare para irse luego al Ensamble Venezuela. A la par de la música, este joven seguía con sus estudios porque aún con el apoyo, la familia consideraba que como músico no iba a poder vivir, que tenía que tener “una profesión” y es así como ingresa al Politécnico para estudiar Ingeniería Mecánica. 

En la universidad crea el Ensamble Unexpo, donde compartió con Valmore Nieves y Adelis Freites, iniciando un periodo de festivales universitarios y el contacto con la cultura musical que le permitieron crecer, madurar, pulir su trabajo, y aprender a reiventarse.

Con 40 años, Alexis Hernández ha logrado una formación que le ha servido para entender que la música y la vida son una sola, cada experiencia, “cada vivencia me ha enseñado en mi formación, la coral Carrillo me ayudó ideológica y socialmente, mi integración al grupo Fe y Alegría me sirvió para humanizarme porque a veces los músicos nos endurecemos mucho”.

Formó parte de la primera cohorte del Pedagógico como profesor de música de la UPEL. En Fe y Alegría ejerció director de la escuela Monseñor Romero en donde junto a los demás directivos lograron la formación de 1300 estudiantes.

Con información de: Marla Prato/https://www.eluniversal.com/