Día Mundial del Donante de Médula Ósea y Sangre de Cordón Umbilical

Hoy, 17 de septiembre, se celebra el Día Mundial del Donante de Médula Ósea y Sangre de Cordón Umbilical, iniciándose así una semana internacional dedicada a este tipo de donación.

Actualmente más de 25 millones de personas son donantes de médula, y hay más de 600.000 cordones de Sangre de Cordón Umbilical (SCU) almacenados, siendo España el segundo país con mayor número de unidades almacenadas después de Estados Unidos, lo que supone el 12% de todas las reservas mundiales de SCU.

Tanto la donación de médula ósea como la de sangre de cordón umbilical, son dos de las principales fuentes de células madre sanguíneas que pueden necesitarse para trasplante.

Enfermos de leucemia aguda, linfoma y mieloma múltiple pueden beneficiarse de un trasplante de médula, por lo que las instituciones implicadas animan al ciudadano a seguir donando.

Para garantizar el éxito del trasplante es preciso disponer de un donante compatible con el paciente.

La probabilidad de compatibilidad se da en 1 de cada 40.000 casos. Por este motivo es muy importante obtener el mayor número donantes voluntarios.

Puede inscribirse como donante de médula ósea cualquier persona con una edad comprendida entre los 18 y 40 años y se podrá ser donante de médula hasta los 60 años.

En lo que se refiere a los trasplantes, hay que señalar que la médula ósea es, junto con la sangre de cordón umbilical y la sangre periférica una de las tres fuentes de células madre sanguíneas.

El trasplante de este tipo de células (trasplante de progenitores hematopoyéticos o TPH), se ha consolidado como una alternativa terapéutica para una gran variedad de enfermedades.

Está indicado, fundamentalmente, en enfermedades linfoproliferativas, leucemias, enfermedades de la sangre no malignas y, en menor medida, en algunos tipos de tumores sólidos.