El cansancio emocional la segunda pandemia

¡Buenos días, Vecino!  Disculpa: Más bien  ¡Buenas tardes  porque  ya  casi son las tres y con esa cara! ¿Te has sentido mal?

¡Discúlpame vecino ni siquiera he visto el reloj! Es terrible como siento: al despertar como si no tengo energía, camino por la casa buscando qué hacer.  A diario siento que pierdo tiempo. Entonces me distraigo viendo la nevera, ahí viene mi mujer y me dice: ¿qué te pasa? acabas de comer y la nevera se daña si tiene tanto tiempo abierta la puerta. Recuerda los apagones…

Para no discutir frente a los muchachos camino por el poco espacio del balcón. La mente no me descansa ¿Qué hago, que hago? Y me digo: Esto sí, esto no porque hay pandemia, no mejor espero la semana de flexibilización y de verdad  es tal la falta de energía que termino sentado en el sillón que ni me doy cuenta del tiempo que pasa! Pero tú tampoco te ves muy enérgico que digamos…

Es verdad vecino…estamos sintiendo lo mismo: ¡nuestros hábitos de vida han cambiado tanto! En casa nos trasnochamos con frecuencia y al día siguiente el cansancio se acentúa, que Yo ya a las 11am estoy agotado  y con  varias cosas por hacer. ¡Entre pensar y actuar no hay conexión! 

¿Te identificas con los personajes? ¿Qué es el cansancio emocional?

Se le denomina la segunda pandemia, y es el resultado de la limitación del libre albedrío, es decir de nuestra libertad de acción. A esto se agrega el descontento que producen las fallas eléctricas, los cambios de clima, las fallas en las conexiones telefónicas y el acceso a Internet, o poder disfrutar de un buen programa de televisión. Todo este conjunto de factores alteran nuestro equilibrio emocional para algunos les genera impaciencia, otros mal humor, a otros tristeza y en general cansancio o indisposición para pensar y actuar.

Sugerencias /Alternativas de solución:

  1. Fortalecer la relación con las amistades: las llamadas telefónicas y video llamadas, enviar videos: Reunirse virtualmente para las ocasiones de costumbre: aniversarios, cumpleaños, nacimientos…Preparar meriendas e inter cambiar recetas, crear recetas.
  2. Proponerse a realizar alguna actividad física: Caminar 30 o 45 minutos. Hacer ejercicios para fortalecer los músculos del abdomen, la columna y   los huesos. Aprender nuevos estilos de baile. Practicar Yoga.
  • Escuchar música:  

 “la música es la esencia del mundo” (Unamuno, 1935)  antes, durante  y después de la era cristiana la música ha sido parte de todas las vivencias y acciones humanas, como por ejemplo, el toque de trompetas para las batallas, la celebración de las cosechas, el llamado de las lluvias, las persecuciones de los desplazados de las guerras,  la crianza de bebés con la canciones de cuna, los noviazgos y las serenatas, las bodas, cumpleaños. Una película genera mayores sensaciones de realismo gracias a la música o sound track. Todo evento, programa televisivo, cultural o deportivo por ejemplo los mundiales de futbol, las olimpiadas han tenido el acompañamiento musical respectivo.

  • Cómo escuchar mejor la música: seleccionar temas para la mañana, las horas del mediodía hacia la tarde y antes o para dormir: evitar exponer la vista a la luz del celular justo antes de dormir, es referible dar una revisión al teléfono por lo menos hora y media antes de ir a dormir 
  • Aprender música: así como es beneficioso para el intelecto aprender varios idiomas, hacer cursos en áreas de tu interés. Aprender el lenguaje musical resulta divertido y beneficioso porque nos permite caminar dentro del pentagrama y lograr interpretar nuestros temas favoritos.
  • Organizar grupos musicales: cada quien graba su demo y luego integrarlos y disfrutar de sus propias creaciones

Sugerencias: conéctate por la web: radio.otilca.org. Contacta la escuela para aprender música o recibir músico terapia: 0414 507 96 07 Instagram Facebook Twiter y Tic Toc