El Nazareno de La Asunción

Las tradiciones religiosas católicas heredadas de la colonización europea del territorio insular, tienen su razón de ser, en la capital de la isla Margarita: La Asunción

Durante la Semana Santa, miles de feligreses van hasta las angostas calles asuntinas para acompañar las procesiones, muy especialmente El Nazareno, del Miércoles Santo y el Sepulcro del Viernes Santo.

Unos años atrás asistí, acompañando a mi tía Marietta y a Virgilio, mientras tocaba la música sacra del Miércoles Santo y, pude observar la joya medieval en todo su esplendor, con su manto purpura adornado con las orquídeas lilas.

Investigando por los libros de la biblioteca de Virgilio Velásquez, conseguí un texto muy especial acerca de testimonios margariteños sobre tradiciones en la isla, del autor José Marcano Rosas, y en él, se narra un episodio sobre esta imagen religiosa, el cual traeré ante uds por ser de gran interés.

Cuenta el autor que, en el año 1.904, la antigua imagen colonial quiso ser sustituida por una nueva, lo cual provocó una gran conmoción entre los asuntinos. El señor cura quiso lucirse llevando en procesión a un nuevo Nazareno, sustituyendo a “El Viejo” como conocía la feligresía al antiguo. El pueblo en esta ocasión casi no asistió a los actos religiosos,todos disgustado con el cura por querer “deportar” al “Viejo” fuera de la isla. la autoridad eclesiástica quiso mantener en secreto el día del embarque de la imagen, pero el pueblo estaba a la expectativa para no permitir su salida, con el mayor sigilo lo llevaron a Porlamar, donde estaba de visita el Obispo de Ciudad Bolívar. Alguien descubrió la treta y la noticia corrió como la pólvora por todo el pueblo. Una turba enfurecida, encabezada por Chú Mayín ( Jesús Berbín) y Plácido Marcano, marchó a Porlamar. LLegaron gritando a la puerta de la casa donde se hospedaba el señor obispo: “Echénnos al viejo pa’fuera.!.”. La frase despertó suspicacia, muchos creyeron que se referían al viejo obispo, por lo cual llamaron a las autoridades. Así que no pudieron rescatar la vieja imagen, y ésta fue llevada a Ciudad Bolívar, donde estuvo en exilio por cuarenta y tres años, cuando pudo retornar un espléndido día de 1.947 por diligencias efectuadas por el Dr. Eduardo Espinoza Marcano.Así lo narra José Marcano Rosas:

…”se anunció su retorno a la isla. La buena nueva despertó alegría delirante en el pueblo de La Asunción, una muchedumbre regocijada esperó en el puerto de Juangriego el desembarco de la imagen amada. Sus vestiduras hechas jirones por el tiempo y la falta de su Cirineo provocaron consternación. Las lágrimas corrieron sobre los rostros piadosos y las plegarias reverdecieron el mustio fervor. En procesión triunfal retornó a la ciudad capital el viejo Nazareno, allí se le rinde fervoroso culto bajo custodia de la familia Espinoza Marcano, en cuyo hogar se le hizo altar digno.” (El Nacional, 29/03/61)

Recopilación: Flor Patiño

Foto: Sol de Margarita

Únete a nuestro canal en Telegram.

¿Eres talento venezolano y deseas que publiquemos tus notas y sonemos tu música? Envíanos el material a otilcaradio@gmail.com

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.