Francisco Narváez, innovador artista plástico

Publicidad

Francisco Narváez, importante pintor y escultor venezolano del siglo XX, nació en Porlamar el 4 de octubre de 1905.

De acuerdo con algunos historiadores, la obra de Narváez transformó de manera definitiva la forma de ver la escultura en Venezuela. .

Sus primeros estudios formales de pintura los realizó durante los años 20 del siglo pasado, en la Academia de Bellas Artes de Caracas. En 1928 llega a París, para estudiar en la Academia de Julian, lugar en el que entró en contacto con el movimiento artístico de Montparnasse. Entre los pintores de la llamada «Escuela de París» que influyeron en el artista margariteño durante este tiempo figuran: Raoul Dufy; Chaime Soutine y su violencia en las formas y en la manera de presentar el mensaje plástico; Amadeo Modigliani, en la pureza lineal de sus grandes planos; Moisés Kisling, en la sensualidad de las curvas y de la materia y en la forma de trabajar el objeto para hacerlo atractivo, cálido y humano.

Regresa a Venezuela en 1931, donde se encontró con el hecho que su propuesta artística rompía con los esquemas estéticos vigentes hasta ese momento. No obstante, Narváez no hizo concesiones de ningún orden, creando por primera vez en el país un lenguaje escultórico propio, asociado a las raíces nacionales, exaltando y valorando además la belleza de sus elementos étnicos. Esto le valió que poco a poco, su obra recibiera el reconocimiento general.

En 1934, se le encargó la realización de la fuente de Parque Carabobo en Caracas; entre 1937 y 1939, por recomendación del arquitecto Carlos Raúl Villanueva, realizó varias obras de relieve para las fachadas de los museos de Bellas Artes y de Ciencias Naturales de Caracas.

En 1939, viajó a Nueva York para decorar el Pabellón de Venezuela en la Feria Mundial de esa ciudad. En 1943, realizó una de sus obras más emblemáticas: Las Toninas; fuente ubicada en la plaza O’Leary de El Silencio.

En 1948, recibe el Premio Nacional de Pintura en el Salón IX Oficial de Arte Venezolano.

Entre los años 1949 y 1952, ejecutó varias obras para la Ciudad Universitaria de Caracas, incluyendo los frescos para la capilla de la Universidad.

En 1952 realizó la escultura ecuestre del general Rafael Urdaneta ubicada en la plaza La Candelaria de Caracas. Un año después fue nombrado director de la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas de Caracas. En 1954, representó a Venezuela en la Bienal de Venecia, Italia.

En definitiva, con Francisco Narváez se inició una manera totalmente diferente de ver la escultura en Venezuela. Fue el primer escultor venezolano en romper todas las reglas académicas existentes. Además fue el pionero en la utilización de la rica variedad de maderas del país y el primero también en hacerlo en gran escala, con las piedras nativas: sobretodo con las de Cumarebo y Araya.

En 1979 representó junto a Héctor Poleo a Venezuela, en los segundos encuentros internacionales de Arte Contemporáneo, celebrados en el Grand Palais de París. Ese mismo año, se inauguró el Museo de Arte Contemporáneo Francisco Narváez en Porlamar, para el cual el artista donó una serie de obras (35 esculturas, 11 pinturas y varias serigrafías).

En 1981 ejecutó para la empresa LAGOVEN, S.A. la escultura monumental Gran Volumen para la planta Amuay y, en 1982 terminó una de sus últimas obras, la escultura Armonía de Volúmenes y Espacio, realizada para la C.A. Metro de Caracas.

Francisco Narváez falleció en Caracas, el 7 de julio de 1982.

Sigue nuestras redes sociales. Somos OtilcaRadioradio on line gratis, resaltando la Venezolanidad transmitiendo 24 horas solo música venezolanaInstagramTwitter FacebookÚnete a nuestro canal en Telegram.

¿Eres talento venezolano y deseas que publiquemos tus notas y sonemos tu música? Envíanos el material a otilcaradio@gmail.com