Hotel Humboldt en la cima del cerro El Ávila

Es un ícono en la arquitectura venezolana por su diseño de vanguardia. Su construcción se realizó en 199 días de 200 dispuestos por el gobierno de entonces, entre los meses de mayo y noviembre de 1956.

El hotel Humboldt deriva su nombre al naturalista alemán Alejandro von Humboldt, quién además de las múltiples expediciones a la geografía nacional, recorrió las montañas y dejó por escrito sus observaciones.

El hotel formó parte del plan para unir a Caracas con el Litoral Central a través de un complejo turístico y recreativo que involucraba al teleférico como medio de transporte. El edificio está a una altura de 2140 msnm, su arquitectura está compuesta por una torre circular que permite una vista de 360º. Con una altura de 59.50 metros, tiene 19 pisos donde se distribuyen las 70 habitaciones tipo suite que ofrecían una excelente vista de la ciudad.

El edificio estaba dotado de un comedor, un mirador y unas estructuras adosadas donde se encontraban las áreas sociales del hotel: salones, estar, dependencias administrativas, servicios y piscina cubierta, así como un teleférico privado de uso exclusivo para los huéspedes del hotel y para los invitados.

La fachada de cristal y aluminio se utilizó para ayudar al calentamiento de la edificación, la misma permitió además que se le efectuara el mantenimiento rutinario de limpieza desde adentro por medio de ventanales basculantes.

El complejo fue iniciado en el gobierno del General Marcos Pérez Jiménez y estuvo a cargo de los ingenieros Gustavo Larrazábal, Oscar Urreiztieta y la compañía venezolana ENECA. El diseño original del hotel y de la estación Ávila son del arquitecto Tomás José Sanabria, quien formó parte de la segunda generación de arquitectos venezolanos formados en el exterior e impulsores del estilo internacional.

Síguenos: Instagram y Twitter

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.