Huellas y Presencias Insulares: En Juan Griego le negaron el agua de beber a Simón Bolívar

Después del sitio y caída de Cartagena (26-8 al 6-12- 1815) los jefes patriotas encabezados por Simón Bolívar se vieron obligados a exiliarse en las Antillas. El Libertador desde Jamaica pasó a Haití donde recibió la ayuda del presidente de esa Isla Alejandro Petión y del rico armador curazoleño Luis Brión, logrando reunir así a los exiliados, saliendo de Los Cayos de Haití el 31 de marzo de 1816 en la llamad

Expedición Libertadora

Después de varias peripecias, entre ellas la batalla naval de Los Frailes, islotes situados en la costa noreste de Margarita, realizada el 02 de mayo de ese año, donde resultó gravemente herido Luis Brión, la Expedición llegó a Juan Griego el 03 de mayo, siendo reci-bida por los jefes patriotas y el pueblo insular, que lleno de regocijo les dio calor y cobijo.

Juan Griego está situado sobre albuferas desecadas, no tiene aguas corrientes, y la poca cantidad del vital líquido para las necesidades diarias era tomada de pozos con agua de lluvia, principalmente los ubicados alrededor de Pedregales, a unos tres kilómetros de distancia.

Los expedicionarios llegados en un número aproximado de trescientos se convirtieron en un problema de logística para la Intendencia insular, en cuanto al suministro de agua. Simón Bolívar con su Estado Mayor pasó a Santa Ana del Norte, alojándose El Libertador en la casa que el General Juan Bautista Arismendi tenía en aquella localidad. Quizá esta residencia de Bolívar en Santa Ana y no en Juan Griego, dio origen a la leyenda negra de que a Bolívar le negaron el agua de beber en Juan Griego.

Una de las causas que esgrimen los fatalistas para explicar el lento desarrollo de la ciudad, es la negación del agua de beber a Bolívar. Otros no menos fatalistas atribuyen este atraso de la ciudad a la supuesta maldición de un cura. Cierta o no, la negación del agua de beber a Simón Bolívar en mayo de 1816, es verdad que Juan Griego no ha logrado el desarrollo que ha debido tener.

En los tiempos que corren, el agua de beber le es negada a la mayoría de la población neoespartana, y por la pérdida de valores morales, de nuevo, de seguro, volverán a negarle esta agua de beber a Bolívar.

Recopilación: Verni Salazar (Tomado de Ángel Félix Gómez en “MARGARITA EN 302 HISTORIETAS”, 2001).

Síguenos: Instagram y Twitter