HUELLAS Y PRESENCIAS INSULARES: NOTAS DEL CONTRABANDO EN LA ISLA DE MARGAITA (II)

El Consejero Lisboa también se refiere al comercio de contrabando: “El puerto (de Juangriego) está más frecuentado que el de Cumaná y mucho más que el de Barcelona, principalmente por faluchos que se emplean en la pesca y se dedican al comercio de contrabando, que se hace con las islas inglesas pues los margariteños son emprendedores y enemigos de todo yugo y casi monopolizadores de la navegación por el Oriente de Venezuela”
(Lisboa, Miguel María. RELACION DE UN VIAJE A VENEZUELA, NUEVA GRANADA Y ECUADOR)

Los negros esclavos eran mercadería de contrabando: “La introducción de negros esclavos no sólo obedeció a mandato de la Corona, sino que también intervinieron en este proceso otros elementos, a saber, el contrabando, los corsarios, piratas y las arribadas, particularmente de portugueses, que en la mayoría de los casos se simulaban fortuitas para sorprender la buena fe de las autoridades hispanas o bien contaban con la complicidad de las mismas”
(Marcano Rosas, José. HISTORIA Y HABLA POPULAR DEMARGARITA)

En relación a “la vigilancia del contrabando es menos activa que en el resto de las Provincias, y hay mayor facilidad para defraudar el fisco* Sin embargo, estas ventajas no se aprovechan sino en el comercio de mulas, algunos margariteños las traen de Tierra Firme por su cuenta y como para su uso personal, y luego las exportan clandestinamente a las colonias extranjeras”
(Depons. VIAJE A LA PARTEORIENTAL DE TIERRA FIRME)

“El contrabando llegó a ser una verdadera institución en la Isla, que si consideraba una Situación ilegal, el pueblo margariteño no lo veía como delito, era una actividad respetada” …”la significación ilegal del contrabando no afectó la actividad económica, por el contrario, se constituyó en el elemento de ingreso que suplía las necesidades de muchas familias de bajos recursos económicos. Pero no se puede negar, que también era una gran empresa, en la que se favorecían grupos de familias que eran grandes comerciantes y encargados de distribuir a intermediarios y éstos, a su vez, a vendedores y revendedores, que se encargaban de venderlos a la población residente y turista”
(Aristimuño, Nubia y otros. APROXIMACIÓN AL MODO DE VIDA DEL MARGARITEÑO)

Una de las formas de introducir un contrabando la narra José Lino Quijada: “El Capitán, experimentado lobo de mar no perdía oportunidad para contrabandear y salió legalmente despachado para Puerto Sucre. En las cercanías de Boca de Monos recibió trasbordo de mercancías sin factura consular. Al día siguiente, a la vista de la costa sur de la isla de Margarita estuvo a la capa y al anochecer hicieron las señales hacia tierra con lámparas. Contestadas las señales se acercaron a Punta de Mosquitos y desembarcaron el contrabando”.
(Quijada, José Lino. JUSTICIA CONTRABANDISTA.MARGARITEÑERÍAS)

El contrabandista se sentía un ser superior. Uno de ellos Víctor Gil, propietario y capitán de la CARMEN VICTORIA regresa a su pueblo. Allí están los suyos, y después de años de ausencia, se siente orgulloso ante la admiración que despierta su barco y sus hazañas de audaz contrabandista”
Mancera Galletti, Ángel. ISLA DE AVES

(Consultado en IDENTIDAD MARGARITEÑA de Jesús Manuel Subero, 1986)

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.