Leyendas Venezolanas: Aparecidos en El Tigre

Los habitantes de la Ciudad del Tigre, estado Anzoátegui, creen en la existencia de almas en pena y fenómenos paranormales que aparentemente ocurren en las noches por las calles de la ciudad.

Así, en el antiguo edificio de la policía se escuchan lamentos, discusiones y gritos, así como se ven figuras pasar por las ventanas y se sienten ráfagas de viento helado. La comunidad atribuye estos fenómenos a que en este edificio se encuentran las almas en pena de los presos que en él fueron condenados.

También se cree que en la casa donde funcionó la Seguridad Nacional, frente a la placita Simón Rodríguez, se oyen ruidos de cadenas y grilletes arrastrados por los torturados que van a descansar a la plaza.

También se cree que en el monumento Vea, donde ocurrió un terrible accidente automovilístico en 1954 todavía se escuchan frenazos, rechinar de cauchos y gritos. Se dice también que en la avenida Francisco de Miranda en los vestigios de la antigua parada de la Socony se pueden ver figuras con cascos, brazas y viandas. Los vecinos aseguran que son las almas de cinco obreros atropellados por un autobús de la compañía petrolera.

Entre los aparecidos famosos está el espectro de un pregonero de nacionalidad china que suele pasar frente a la primera sede del diario Antorcha, y Él come yuca, espectro de un hombre alto y delgado que cruza el puente que comunica el edificio de La Esquina con la calle Miguel Otero Silva.

En la calle Negro Primero, cruce con Anzoátegui, existía una bodega perteneciente a Juan Rodríguez. Una vez que un cliente se fue sin pagar Juan Rodríguez lo amenazó con su machete, pero otro cliente lo mató usando una palanca de acero. Poco después una vecina le “hizo un trabajo” al asesino del señor Rodríguez para que se entregara, lo cual en efecto sucedió. En el lugar donde murió Juan Rodríguez se levantó una cruz de cemento que todavía se conserva y cerca de la cual aparentemente ronda el alma en pena del comerciante asesinado.

También se dice que en la calle Bolívar, en la antigua sede de la Digepol, fue asesinado un preso fugitivo cuya alma todavía se ve tratando de huir y cae abaleada al suelo.

Fuente: Venezuela, Historia y Cultura

Únete a nuestro canal en Telegram.

¿Eres talento venezolano y deseas que publiquemos tus notas y sonemos tu música? Envíanos el material a otilcaradio@gmail.com

Compartir