Leyendas venezolanas: Fantasma en el Hotel Humboldt

El Hotel Humboldt es una de las construcciones más emblemáticas de Caracas, ubicado en lo alto del cerro El Ávila.

Este lugar sigue siendo motivo de gran controversia, pues no son pocas las cosas que se cuentan relacionadas con situaciones paranormales que ocurren a su alrededor. Se dice que los huéspedes han sido testigos de extraños ruidos, pisadas y lamentos.

Dicha situación tendría su origen en una leyenda que data del siglo XX y que se sitúa en este edificio tan peculiar.

Cuentan que el general Marcos Pérez Jiménez, acostumbraba encontrarse con su amante en una habitación de dicho hotel. La esposa del expresidente tenía fama de ser una mujer muy celosa.

En una de sus escapadas, Pérez Jiménez estaba disfrutando con su amante en una de las mejores habitaciones del Humboldt. cuando su esposa se presentó en la recepción, alegando que sabía que su marido se encontraba ahí. Alguien debía haberle avisado lo que hacía su esposo a sus espaldas.

Como los empleados tenían instrucciones para encubrir al General, dos de ellos subieron a toda prisa para avisarle que su mujer estaba abajo.

Su amante se levantó a toda prisa de la cama nerviosa, pero él no perdió el control.

—Cálmate. Ve a esconderte en el balcón y no salgas de ahí hasta que yo te diga, le dijo.

Justo salía a la terraza cuando la puerta de la habitación se abrió y entró por ella la furiosa esposa de Pérez Jiménez. Ella alcanzó a ver como “la otra” se escondía afuera y le recriminó a su esposo por el engaño. Acto seguido salió al balcón a arremeter en contra de la amante, sin que el hombre pudiera intervenir.

Entre los empujones y los gritos que inundaron al balcón, “la querida” de Pérez Jiménez se precipitó por el barandal y fue a estrellarse contra el suelo, muriendo en el acto.

Con el pasar de los años los empleados del Humboldt empezaron a darse cuenta de que periódicamente, las personas afirmaban ver a una muchacha que deambulaba por ahí a mitad de la noche. Lo hacía sobre todo en la habitación donde había ocurrido el crimen. A veces la veían caerse de nuevo por el balcón y se sobrecogían al asomarse y no encontrarla.

Se dice que en la actualidad se la puede ver o escuchar en una planta específica del edificio. Muchos han evitado hospedarse allí por lo mismo. Pero otros, fervientes amantes de lo paranormal y muy valientes, no han perdido la oportunidad de ir a averiguar.

Síguenos: Instagram y Twitter

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.